Psychobúsqueda

20080528

Sir Winston & The Commons | We´re Gonna Love

No sé si por aquí alguien vio una fabulosa serie documental que pasaron por la tele, cuyo nombre es Dancing in the Streets. En ella se explicaba el tremendo impacto que la British Invasion tuvo sobre los americanitos, a quienes cogió tocando surf con un ukelele. Los británicos volvían a invadir su antigua colonia, aunque esta vez con una guitarra eléctrica bajo el brazo. En 1964 muchos grupos americanos tuvieron que ponerse al día ante las innovaciones tanto estéticas como musicales de los grupos británicos. En el documental que os he mencionado entrevistaban a gente como Brian Wilson y algunas estrellas de la Tamla Motown y todos reconocían que la Brithis Invasion les cogió desprevenidos, obligados a seguir la pauta que les llegaba desde el otro lado del Atlántico. En el colmo del seguidismo, algunas estrellas americanas ralentizaban la salida de sus discos al mercado a la espera de ver que innovaciones hacían los Beatles en su siguiente disco.

Un ejemplo de como la britishmanía invadió los USA está en esta formación que os presentamos, que tras varios nombres decidieron adoptar el del primer ministro británico en la II Guerra Mundial y el de una de las cámaras parlamentarias de las islas. Sir Winston & The Commons.
Eran unos surfers de Indianapolis que trataron de adaptarse rápidamente a las nuevas tendencias. En 1965 sacaron este "We're Gonna Love", que es en definitiva su tema más famoso. Como otras muchas bandas de los 60 batallaron muy duro para poder sacar al mercado un par de singles más.
 

Tema: "We´re Gonna Love" / Autor: Sir Winston & The Commons / Álbum: Back from the grave 2 / Año: 1965

20080526

Casting para Eurovisión

El Festival de Eurovision es un certamen musical único en el mundo. Tiene como presentación el "Te Deum" de Marc Antoine Charpentier, una delicada pieza del siglo XVII. En principio, bastaría eso para darle prestigio y solera. Pero no: lo que sigue es una sinfonía desafinada de cuescos y eructos interpretados por cantautores que afortunadamente suelen desaparecer del mapa tres meses después. Este año, el representante español no ha sido lo suficientemente malo para ganar. Dinero para comprar a los griegos tampoco había. Y eso que el julai se ha esforzado en poner anuncios de "envia chiki-chiki al 5454" para ver si sacaba algo de pasta, pero ni por esas. A mi es que el gili este me ha encantado. Lo encontré la mar de gracioso nada más verlo. De hecho, necesité 400 metros de esparadrapo para unime de nuevo el tórax y el abdomen después de la partida de caja. Es genial, decididamente genial.

En fin. Vamos a echarle un cable al Festival de Eurovision (al cuello, si es posible), buscando nuevas estrellas del pop dignas de tan mayúsculo espectáculo. Os presentamos a un cantautor que con el que muy pronto iréis con las bragas en la mano. Es... EL CANDIDATO FINAL:

20080515

Halcyon + on + on


La música que se vino en denominar House (estilo de muy diversas influencias que tuvo derivaciones como el breakbeat) fue una tendencia de la música electrónica que llegó a tener cierto éxito a finales del siglo XX y principios del XXI. Menospreciada, vulgarizada, poco valorada, en ocasiones desapercibida, aportó un punto de emociones hipnóticas que desgracidamente quedaron diluidas en obras que abusaban del mecanicismo facilón de las secuencias repetitivas. Un montón de DJ's ignotos lanzaron al mercado un sinnúmero de discos que no aportaban más que el "flipe" de una piscodelia repetitiva que en muchos casos sólo servía para deambular por una pista de baile con algo más que tres cubatas en el cuerpo. 

Afortunadamente, hubo gente que supo dignificar el género con obras de arte como la que vais a oir. El tema se llama Halcyon + on + on (1993) y es una obra maestra de los hermanos Paul y Phil Hartnoll, más conocidos como Orbital. Al parecer, el tema está dedicado a su madre, que fue adicta durante años a un tranquilizante llamado Halcion.

Una emoción lisérgica de lujo con un video espectacular:

20080506

Fórmula Nazi Sadomasoquista

El capo máximo de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), Max Mosley, fue pillado in fraganti a finales del pasado mes de marzo en un 'dungeon' donde participó en una orgía sado-maso con gran profusión de cuero nacionalsocialista y las correspondientes insignias. No deja de ser un entretenimiento pueril y hasta podría llegar a ser divertido de no ser porque Max Mosley, de 68 años, es hijo de un famosísimo fascista británico de los años treinta.
El papá de Mosley en Montmeló. Como dijo José Luis Perales: La velocidad über alles!
 
Una muestra más de la gran telaraña fascista que se esconde detrás de la Formula Mierda. Estamos ante el espectáculo de masas más deplorable de la historia si exceptuamos cuando Jesús Gil le arreó un soplamocos a Caneda. La F1 se ha nutrido de los detritus que el furbó deja a su paso, cosa fácilmente comprobable con sólo oír los mugidos que expelen las laringes ahítas de gasolina en las gradas de cualquier circuito los domingos por la mañana.

20080504

Elvis, definitivamente biografiado

Hace muchos años que se sabe que Elvis, el rey del rock, tenía disfunciones eréctiles. Desde mucho antes de su muerte se sabe que abusaba de las anfetaminas, los tranquilizantes, los barbitúricos, hipnotizantes, somníferos y todo aquello que una ingesta de alcohol amplía a la categoría de drogadicción. Son públicas asimismo sus complicadas relaciones con las mujeres, especialmente con la dragoniana Priscilla, y su más que posible complejo de Edipo. También es obvio que su "servicio militar" en la Alemania ocupada representó un antes y un después en su carrera. Cabe recordar que ciudades como Hamburgo, a principios de los 60, eran algo así como Sodoma y Gomorra. Lo último que se supo de Elvis antes de su muerte en 1977 es que había ido en helicóptero, rodeado de guardaespaldas, a un McDonals en las afueras de Menphis y que se llevó al menos treinta quilos de material orgánico reciclado. Rumores sobre las causas de su sobrepeso y sobre el mal gusto de su diseñador de ropa creo que son inncesarios. Todo esto, y muchos detalles más sobre su decadente vida en los años anteriores a su muerte, son sobradamente conocidos desde hace más de treinta años.
La prensa sensacionalista se encargó en su momento de despojar el cadáver.

No obstante, algún listillo ha decidido escribir otra "biografía definitiva" con lo que es público y notorio y venderlo como si fuera una novedad. Cansa ya de tanta reiteración y tanta imitación disfrazada de novedad. Pero entre escribir sobre las relaciones de Ricky Martin con las hortalizas y escribir sobre el gran Elvis, el Rey del Rock'n'Roll, hay una diferencia muy grande. El rey ha muerto. ¡Viva el Rey!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares

Goya

Paul is dead: una teoría completamente falsa

III Guerra Mundial

The Baader-Meinhoff Complex

Televisión, la droga de las naciones

Extraterrestres

National Taurographic

Vampiros

Etiquetas