Psychobúsqueda

20090430

El hockey, ese apasionante deporte

 
El hockey es un interesantísimo deporte que se practica con un palo muy largo. El público vibra de emoción al ver a los jugadores corriendo como deslomados, golpeando todo tipo de objetos. Se suelen utilizar pelotas de pequeño tamaño, discos de goma maciza, chirimoyas y hasta escarabajos peloteros. Todo depende del país y el grado de alcoholismo.

Es una mezcla de fútbol y golf en la que no está permitido llevar bombachos ni polos de marcas pijas. Los tangas de leopardo, están asimismo prohibidos. Como disciplina deportiva, no hace falta decirlo, el hockey es sanísimo, sobre todo para la zona lumbar. Personajes tan insignes de la sociedad como Quasimodo pasaron gran parte de su vida jugando a este magnífico deporte.

Como se ha llegado a decir en más de una ocasión, es falso que el hockey y la masturbación tengan un origen común. Estudios recientemente realizados han demostrado que el hecho de andar encorvado con un palo en la mano también era una costumbre del austrolopitecus. (La masturbación no se inventó hasta el siglo VIII d.d.Cristo, recordemos)
Chuck también estuvo un tiempo jugando a hockey

Teorías aparte, el hockey cuenta actualmente con un gran número de aficionados. Su gran versatilidad y muy especialmente, el hecho de poder ser practicado en cualquier momento y lugar, hacen de él un complemento ideal para hacer algo de ejercicio. Lógicamente, el hockey se adapta a todo tipo de costumbres y variantes. 
Pase de modelos con stick encima de un acantilado.
Una variante que sólo se practica en aquellas partes de Australia donde hay acantilados.

Las variedades que tiene son innumerables, pudiendo ser practicado sobre agua, hielo, patines, hierba, caballo, avestruz, elefante e incluso en la cocina, como ya se vio en un anterior post llamado Hockey Total. Es muy útil para sacar las patatas fritas del aceite hirviendo. Basta con fijar una espumadera con un tornillo al stick y así se pueden sacar de la freidora las cosas sin riesgo a salpicaduras. Su parecido con el fútbol y el golf no debe llevarnos a engaño. El hockey es mucho más antiguo que ambos, pues ya en el siglo III a.d.Cristo los jíbaros ya lo jugaban con cabezas reducidas. Es un deporte muy completo.

20090419

Por fin una procesión original


Una vez pasada la Semana Santa es hora de hablar de San Genarín. La noche del jueves al viernes santo de 1929, junto a las murallas de León, un vendedor de pieles de conejo que se hallaba orinando fue atropellado por el primer camión de la basura que existió en la ciudad. El tipo era una buena pieza, pues aparte de borracho y putero, se relacionaba con los elementos más fiesteros de la época. Lo que dio origen a su leyenda. Desde entonces, Genarín ha sido paseado en procesión todos los jueves santos, en la que se podría considerar la primera procesión pagana de España. Toda una burla a la mezquina tradición de las estatuas plagadas de claveles y a la burda emoción de las supersticiones más tontas.

Una tradición que vale la pena seguir. De hecho, se ha hecho incluo una película en su honor.

20090413

El definitivo triunfo del vinilo

En los inicios de todo, sólo existían la radio y el gramófono. Mucho ha llovido desde que en 1925 se prensara y comercializara el primer vinilo. Por aquel entonces, los discos pesaban media tonelada y giraban a velocidad de vértigo encima del plato. A partir de la Segunda Guerra Mundial es cuando verdaderamente la música se convierte en un artículo de consumo para las masas. Con el boom económico de los años 60's, los aparatos de reproducción comienzan a invadir nuestras vidas.

1967: Todo consistía en un sencillo tocadiscos, de plato pequeño, idóneo para poner singles. Los 60's fueron una época de sencillos (A+B), de ahí la comercialización masiva de modelos como este mítico Cosmos monoaural, cuya tapa servía también de altavoz. No obstante, una vez abierto el maletín, la longitud del brazo permitía también introducir un LP, aunque cabía por los pelos.

El tocadiscos y el vinilo bien pronto comenzaron a tener una dura competencia: LA CINTA DE CASSETTE. A principios de los 70's se empiezan a comercializar en España los primeros radiocassette mono. Sólo tenían una ventaja y es que se podían grabar canciones de la radio. Los aparatos de cassette, a pesar de que la oferta de cintas no fue en principio muy abundante, suponían una seria amenaza para el formato vinilo. Eran fácilmente transportables y muchos funcionaban también con pilas.


La respuesta del vinilo a este problema logístico consistió en la invención del comediscos, un aparatejo que sólo servía para poner singles y al que se puede considerar culpable de más de un millón de rayotes. No se llamaba 'comediscos' por casualidad: devoraba literalmente los discos, los cuales se introducían por una rendija. El hecho de poder llevarlo colgado como un bolso lo único que hacía era acelerar la defunción de los pobres discos.

Y para colmo, el sector cassette lanzaba al mercado modelos cada vez más pequeños. Los cassette mono de sobremesa se vendieron a millones y duraron por una temporada. Tenían la ventaja de ir con pilas, pesar muy poco y llevar el altavoz incorporado.

No obstante, tanto el formato cinta como el formato vinilo tenían un defecto: la limitada duración de las audiciones. Cada 20-30 minutos se tenía que cambiar la cara. De esta forma, durante un tiempo se popularizaron los magnetofones de bobina, rudimentarios, pero que al menos garantizaban horas de audición. Los problemas eran muchos: calidad de grabación y, sobre todo, el continuo encasquillamiento de la cinta en los cabezales.

Aún así, el tocadiscos era el reproductor preferido para los amantes de la alta fidelidad. A pesar de que no se podía transportar, un buen tocadiscos en casa era imprescindible. A mediados de los 70's y principios de los 80's todo el mundo tenía un tocadiscos estereo en su casa, con dos enormes bafles con cubierta de madera. Los más sofisticados, optaban por comprar la etapa de potencia, el amplificador, la radio y el tocata por separado. Son equipos que siguen estando muy bien valorados. Y para los problemas de duración de las audiciones, existía un tipo de tocadiscos que llevaba incorporado un brazo articulado bajo el cual se podían almacenar varios discos, que iban cayendo según el brazo fonocaptor llegaba a los surcos finales. Los críticos decían que ese sistema perjudicaba a los vinilos.
 Izquierda, plato con brazo articulado - Derecha, tocadiscos años 70's

Pero la guerra entre el vinilo y la cinta de cassette estaba lejos de acabar. El vinilo jugaba con el prestigio de su gran tamaño y de ir adornado con hermosas portadas, pero la cinta había apostado por su versatilidad y facilidad de transporte. El aparato de cassette sufrió un proceso de miniaturización que nadie se podía imaginar. El lanzamiento mundial del walkman en 1981 supuso todo un acontecimiento entre los amantes de la música. Andar por la calle oyendo música como si estuvieras en tu habitación era un invento similar a la rueda y el fuego. Todo el mundo se te quedaba mirando. En los primeros tiempos, un walkman costaba el equivalente a unos 500 euros actuales, pero pronto fueron bajando de precio y durante los años 80's todo el mundo tuvo varios (se rompían con mucha facilidad)

A pesar de todo, el mercado presentaba una gran paradoja. Los amantes de la música no compraban cintas de cassette originales, sino que continuaban comprando vinilos. Con ellos se hacían copias piratas, conectando el tocadiscos mediante un jack al nuevo invento de la industria: el radio cassette estereo. De esta forma, se podían ir escuchando por la calle recopilaciones en cinta, hechas a medida con los mejores cortes de los vinilos. Este tipo de piratería primaria tuvo su repercusión, con campañas como la lanzada en Gran Bretaña a principios de los 80's, cuyo lema era "Home taping is killing music" (Grabar en casa es matar la música) Para que se vea que la polémica que conocemos hoy en día viene de lejos.

El sistema consistente en grabar del tocadiscos a cinta de cassette virgen mediante un cable tenía un problema. Los murmullos de fondo, unidos al sempiterno desencaje de la endeble cinta continuaban dando más valor de reproducción al vinilo que al cassette. Quedaba claro que la cinta sólo servía para poder transportar música de un lugar a otro. Célebres son las imágenes de películas de los 80's en las que se ve a un negro con un radio cassette inmenso al hombro. Aparte del walkman, la industria del cassette también comenzó a sacar al mercado grandes y pequeños aparatos estéreo con los altavoces incorporados. La cinta de cassette parecía que se estaba comiendo el mercado, pero una vez más, los fans continuaban comprando vinilos de los que después se hacían copias piratas de mala calidad.

La multiplicidad de soportes y sistemas de reproducción requería un aparatejo si cabe más sofisticado. Escucharse un disco de arriba a abajo había pasado a la historia y lo que el público quería eran recopilaciones. Para ello, era preciso un sistema para grabar de disco a cinta, de radio a cinta o de cinta a cinta. Y de ahí nació la minicadena con doble pletina, que comenzó a comercializarse masivamente a finales de los 80's. Y con ella, vino un nuevo invento que intentaba abrirse paso desde hacía algunos años: el reproductor de CD. Las minicadenas iniciales incluían la opción de comprarla con o sin el lector de CD's. Como la gran mayor parte de la gente sólo tenía cintas y vinilos fueron muchos los que prescindieron del cd.

Entrados los 90's, muchos grupos continuaron publicando sus obras tanto en vinilo como en CD, hasta que al final el vinilo fue prácticamente desechado. Al parecer, salía bastante más caro y tenía costes adicionales de transporte y almacenamiento. Muchos fueron los que certificaron su muerte. La cinta de cassette, que había tenido un éxito fulgurante ante el vinilo, también tenía los días contados. La historia durante los años 90's se resume en la lenta implantación del nuevo soporte sobre los tradicionales. No hubo grandes novedades en cuanto aparatos de reproducción, a no ser la progresiva sofisticación de los aparatos portátiles de reproducción de cd's.

SIGLO XXI

Llegamos al siglo actual y con él nos hallamos ante un invento que ha revolucionado del todo la historia de los formatos, soportes y reproductores. El ordenador como reproductor de música y el almacenamiento en todo tipos de discos duros y periféricos ha propiciado por una parte una gran difusión de la música y por otra su práctica destrucción. El debate sobre las "redes de intercambio" pone al rojo vivo las polémicas de los años 80's. El nuevo formato digital se ha llevado por delante a la cinta de cassette, que dejó de fabricarse en España hace un par de años. Los reproductores de pequeño tamaño y gran capacidad permiten horas de audición con una calidad más que aceptable.

Sin embargo, en los últimos años se están oyendo muchas voces favorables a favor del vinilo. Son muchos los disk-jockeys, locutores de radio y expertos que indican que el LP tradicional tiene mayor calidad de audición. Charlie Faber, disk-jockey de "Radio 3" dijo hace algunos años que no se puede comparar la calidad de sonido de un vinilo con la de un cd. Esto tiene una explicación científica, según La Historia del Vinilo:


"Muchos serán quienes se pregunten cómo puede resultar mejor el sonido de un giradiscos que el de un reproductor de CD. Pero la razón es bastante simple, dado que lo más importante reside en la naturaleza del sonido, y sólo después, en la calidad del soporte. El sonido de un disco de vinilo es analógico desde la fuente hasta la salida; no experimenta cambios de onda decisivos en un buen equipo. La información sonora de un compact es, en cambio, digital. Al salir, se debe convertir nuevamente en analógica y, para ello, ha de reducir las curvas originarias de sonido a 0 y 1, con lo que se pierden matices. Quizás sea esa la razón por la que, el pasado año, Sony/Philips lanzó la idea del reproductor de CD Super Audio, con el reclamo de que el sonido poseería «la misma calidez del vinilo".

 Diego A. Manrique también se refirió a este tema en un artículo en "El País", con el sugerente título de El futuro será primitivo:

"Las discográficas siempre aspiraron a simplificar su modelo de negocio. Conspiraron para cargarse el single por poco rentable. Y reemplazaron el disco de vinilo por el CD. Felizmente, el vinilicidio no se consumó. Los dj se resistieron a perder su soporte favorito y la demanda creció con las tropas retro, los amantes del beat, el soul, el punk. Ahora el vinilo es tendencia. Hasta las multinacionales vuelven a prensar y comercializar vinilos".

Un gran debate se abre con todo esto, mientras la industria continúa pensando en la mejor manera de dificultar la piratería. Tampoco pueden olvidar que la edad dorada de la música va acompañada de un vinilo con una hermosa portada. ¿Va a volver el vinilo?

Entradas populares

Goya

Paul is dead: una teoría completamente falsa

III Guerra Mundial

The Baader-Meinhoff Complex

Televisión, la droga de las naciones

Extraterrestres

National Taurographic

Vampiros

Etiquetas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...