Psychobúsqueda

20091121

ANDREA VERCESI: Salamander

Clic aquí para escuchar audio

Andrea Vercesi nació en 1975 en Broni, provincia de Pavía. Es, básicamente, un autodidacta multi-instrumentista. Sus principales instrumentos son la voz y la guitarra, especialmente la guitarra acústica. También toca guitarra eléctrica, bajo, mandolina, flauta, teclados, batería y percusión. En 1997 descubrió Jethro Tull y el genio de Ian Anderson. Es lo que tiene nacer tarde. En 2006, sacó dos álbumes de tributo a Jethro Tull ("Velvet Green" y “Litlle Tribute To Jethro Tull”) Acabo de descubrirlo y verdaderamente me he quedado impresionado con su versión de “Salamander” de Jethro Tull. Recomiendo ver el video y sobre todo observar la compleja cantidad de acordes, tablaturas y punteos que ejecuta sobre e mástil de la guitarra. Cada día estoy más convencido de que en los 70’s existían músicos con una capacidad técnica y creativa totalmente inasumible para los artistas actuales.

Ver “Salamander” versión Andrea Vercesi en Youtube

Andrea Vercesi Myspace

20091113

Siete tesis extraterrestres

Preferiblemente VER: Desmontando el mito Extraterrestre

¿Existen los extraterrestres o son un invento de 4º Milenio? Y si existen... ¿cómo son? ¿De donde vienen? ¿Adónde van? ¿A qué dedican su tiempo libre? Para aclarar semejante misterio se pueden esbozar al menos 7 tesis:

Tesis 1 (Los extraterrestres están entre nosotros) - Son una raza tecnológicamente avanzada que tuvo que pirarse de su mundo original porque las retroexacavadoras se rebelaron contra ellos. Su planeta tenía más agujeros que la vena de un yonqui. Toparon con la Tierra y la convirtieron en un prostíbulo. Y obviamente se quedaron a vivir. Pululan entre nosotros y manipulan nuestros asuntos. Políticos, famosillos, mecánicos... todos somos sospechosos de ser alienígenas.

¡Cuidado!: algunos de ellos se hacen pasar por freaks !!

Tesis 2 (Los extraterrestes van plantando semillitas) - Son humanoides cuya misión ancestral es crear modelos de vida similares al suyo a lo largo del espacio sideral. Su relación con la Tierra es superficial. Se dedican a observar fríamente lo que ocurre, de la misma manera que un científico observa la formación de una colonia de bacterias dentro de un tubo de ensayo. Con nosotros van camino del fracaso.

Tesis 3 (los extraterrestres son chafarderas y porteras) - Son auténticos degenerados que vienen de vez en cuando a La Tierra a chafardear y a reírse de nosotros. Para ellos la Tierra es como "Salsa Rosa". La televisión de su planeta nos retrata como retrasados mentales. Es frecuente verles por aquí haciendo bromitas con la cámara oculta. Qué mala gente.

Tesis 4 (los extraterrestres no son personas) - Hay extraterrestres, pero no tienen forma humana. Pertenecen a modelos morfológicos tan distantes y distintos que apenas nos los podemos imaginar. Su sistema sensorial es completamente diferente al nuestro. Allí donde nosotros vemos una salchicha, ellos ven un fax. Imaginemos una cultu­ra de seres gaseosos, minerales o, incluso, de sondas electromagnéti­cas. ¿Para qué perder el tiempo hablando con una piedra pómez?
Dos perchas de Andrómeda luchan a muerte con sus espadas láser

Tesis 5 (los extraterrestres son bichos raros) - Gallinas, zebras, abejorros, lagartijas, topos, iguanas o directamente ratas. Cualquier animal puede estar por encima de Belén Esteban en la escala evolutiva. Quien se crea que los alienígenas tienen siempre una forma humanoide, va bien apañao. Cuidadito con las visitas al zoo: puede que los bichos raros tengan ya una tapadera en nuestro planeta. Lo de "V" era una mentira, lo sepáis. Cucarachas como Alien o arácnidos como los de Starship Troopers son de lo más probable.

Tesis 6 (los extraterrestres viven muy lejos) -Existen los extraterrestres, pero viven en el extrarradio del universo. Ni ellos saben que existimos nosotros, ni viceversa. Es imposible ir a visitarles sin un medio de teletransporte molecular como el de Star Trek. Mejor lo dejamos para dentro de cuatro milenios. 


Tesis 7 (No hay extraterrestres) - Esta tesis se bifurca en dos opciones: A/Los extraterrestres no existen en absoluto. No son más que una trola urdida por Cuarto Milenio y Carlos Jesús para estafar al mundo. B/ Estamos solos en el Universo. No hay ninguna "inteligencia" aparte de nosotros. Ya es tener mala suerte.

20091108

Brighton 1964

El “movimiento mod” fue tema de debate en Solomillo London hace unos meses, en medio de una agria controversia. La supuesta relación del movimiento mod con el ska y los skin-heads es una exageración calenturienta que surgió en fecha muy posterior al momento de los hechos. El debate fue violento, pero todo parece indicar que las palabras ‘skin’ y ‘ska’ tienen una muy tenue y muy lejana vinculación con los mods de los años 60.

Buscando en fuentes históricas de la época, nos centraremos en las crónicas que el diario "La Vanguardia” publicó en 1964 sobre los combates entre mods y rockers. Es la visión de un diario conservador en tiempos de Franco, poco específico en la materia, pero al menos es un documento “in situ”, ajeno a distorsiones historiográficas y manipulaciones a posteriori. Como se podrá comprobar es una visión útil y muy concreta de la realidad mod.

El 4 de abril de 1964 el corresponsal de “La Vanguardia” en Londres publicaba una crónica en la que hacía mención a un nuevo fenómeno social surgido en Gran Bretaña: el de las bandas de motoristas vandálicos. El diario conservador hacía mención a los disturbios ocasionados por dos bandas de motoristas enemigas: “mods” y “rockers”. Era quizás la primera vez que la prensa se hacía eco de la palabra “mod”. El fenómeno había surgido en Gran Bretaña después de que unos miles de jóvenes destrozaran literalmente varias poblaciones costeras del sur de Inglaterra. Así lo relataba:
“Nunca había sucedido nada semejante. La ciudad fue tomada al asalto: cerca de mil motoristas irrumpieron en ella y aterrorizaron a sus habitantes. Hubo escaparates rotos, coches volcados, cafés destrozados, guardias agredidos, ciudadanos golpeados hasta el máximo. Fue como un súbito huracán".
"Clacton-On-Sea se estremeció hasta sus cimientos. Todo comenzó en un restaurante. Un grupo de jóvenes motoristas entró en él y armó un barullo. El dueño del establecimiento rogó a los gamberros que abandonaran el local. Y unos segundos después se desencadenó una lluvia de golpes. Se presentó la policía, y la lucha creció en proporciones. Las peleas corrieron como la pólvora. En un abrir y cerrar de ojos hubo carreras y bofetadas por toda la ciudad. Y cuanto más se esforzaba la policía en restablecer el orden, más motoristas llegaban a Clacton y mayor era la confusión Los gamberros parecían poseídos de un furor devastador, incontenible. La gente de Clacton estaba literalmente aterrorizada".
Un mes y medio después (19 de mayo de 1964), el corresponsal de “La Vanguardia” volvía a narrar nuevos enfrentamientos entre mods y rockers:
"Mods y Rockers han vuelto a las andadas en otras dos ciudades costeras: Margate y Brighton. Se calcula que han intervenido unos seis mil, con las consiguientes peleas entre ellos, el choque con la policía y los daños materiales. Sin embargo, a pesar de la gran mayoría de enormes titulares, la Prensa esta mañana no podía citar ni un caso de que un «Mod» o un «Rocker» hubiese salido maltrecho, aunque dos policías resultaron ligeramente heridos o contusionados. El fenómeno estalló, y adquirió resonancia internacional, hace algo más de un mes en la ciudad costera de Clacton. Dos especies de jóvenes, los «mods» y los «rockers», la invadieron, lucharon unos con otros, y con los policías y contra la ciudad y sus ciudadanos. A más de ser unos gamberros, la cuestión estriba en que «mods» y rockers» no se pueden ver, mejor dicho, verse sí, pero esto les basta para entrar en faena".

En Solomillo London algunos se emperraban en constatar los “orígenes proletarios” del movimiento mod, cosa que no cuadra demasiado con la descripción de los cronistas de la época:
 "Los jóvenes motoristas ingleses se dividen en dos grupos: «mods» y «rocker. Los primeros cabalgan en motocicletas de tipo italiano; los segundos, en motocicletas de motor más potente. Aquéllos visten camisas de cuello alto, calzan zapatos de puntera afilada y peinan largas guedejas. Los jóvenes atildados pasan sus vacaciones en el continente —Italia, en especial— y traen a la isla modas y modos nuevos. Han sido detenidos más de cien gamberros y parte de ellos ya han sido condenados a pasar unos meses apartados de la sociedad o a pagar fuertes multas. Un detalle: un chico (mod) de 18 años, multado por casi 13.000 pesetas, ha pagado allí mismo firmando un cheque".
Esto es lo que llamamos sin duda un proletario. Sólo como curiosidad, el diario “La Vanguardia” costaba en 1964 2 pts. (precio actual 1.5 € = 250 pts.) Calculando que ([si] 2 ---> = 250 ; 13.000 ---> = x / 166.386 [€] = 9.766 €), en resumen, nuestro caballerete mod acabó pagando una fianza de casi 10.000 euros. Este célebre suceso del pago de la fianza sale reflejado en Quadrophenia, el film de 1979, protagonizado por el personaje que encarna Sting

Estos (los rockers), por su parte, van enfundados en zamarras de cuero y calzan botas altas. Su color preferido es el negro. Los «mods» y los «rockers» se odian a muerte. Nadie sabe por qué. En Clacton no sólo se peleó contra la policía, que era el objetivo común, sino que al parecer el odio entre «mods» y «rockers» pasó repetidas veces del plano de los sentimientos al terreno de los hechos. Sucedió, empero, que cuando un «mod» no encontraba a un «rocker» ni a un guardia, la emprendía contra el primero que se le presentaba. Y otro tanto hacía el «rocker» que no hallaba a ninguno de sus dos enemigos naturales. Los «rockers» visten de cuero negro y cabalgan en motos potentes. Los «mods» (…) se atavían según la moda juvenil al uso y circulan en vespa. Se dice que los «mods» son más refinados que los «rockers», en el sentido de que han prescindido de la cazadora de cuero, lo cual supone un adelanto.
En el anterior debate, algunos insistían en calificar como ‘mod’ cualquier cosa o persona, independientemente de su ciudad de origen. El corresponsal de La Vanguardia recalca:
"(…los mods) Sobre todo son de Londres, donde por la noche se concentran en Soho y donde se les puede contemplar hasta la saciedad (en) la vida nocturna londinense. Dejando a un lado que les desagrada llevar el pelo corto (…) diríamos que el denominador común entre «mods» y «rockers» es un aire que, en definitiva, no es muy estético”.
Obviamente, un diario conservador español en tiempos del franquismo abominaba de mods y rockers, sin hacer ni una sola mención a la música; lo que, de todas formas, sirve para hacernos una idea de quienes eran aquellos jóvenes. Lo curioso es como enfoca el periodista el tema del abuso de anfetaminas. Es desternillante:
“También se les caracteriza porque toman unas píldoras conocidas aquí con el nombre de «corazón de púrpura». La verdad es que tales píldoras no son más que la vulgar simpatina, esa droga que tanta gente normal ha tomado antes de unos exámenes. Lo malo es que aquí las emplean para poder divertirse, y en grandes cantidades, cincuenta píldoras por ejemplo”.
Dios mío ¡!! Cincuenta anfetas en un día!!!
"Este bonito nombre de «corazón de púrpura» no es el título de una novelita sentimental, sino la denominación popular de unas píldoras. Se trata de un estimulante que suele recetarse para combatir el decaimiento, el cansancio o el sueño. Los camionistas que hacen largas tiradas de carretera toman a veces esas píldoras. Y otro tanto hacen en ocasiones quienes están obligados a hacer un trabajo extraordinario y no se sienten con fuerzas para ello. Los gamberros ingleses han descubierto que esas pildoras pueden producir un efecto parecido al de ciertas drogas. Los médicos suelen recetar dos al día. Y determinados gamberros se toman cincuenta, ochenta o cien".
Al parecer los efectos de las pirulas eran devastadores:
“Uno de esos desgraciados me decía ayer que en cierta ocasión consiguió estar una semana sin dormir. Era un muchacho de dieciocho años, de ojos hundidos y belfo caído. Tenía las uñas comidas. Tartamudeaba. Según él, lo importante de esas píldoras es que hacían desaparecer sus inhibiciones. Parece ser que en su estado natural muchos de esos jovencitos de aspecto estrafalario y agresivo no son más que tímidos corderos. «Sólo cuando he tomado unas cuantas píldoras puedo expresar mi personalidad a través del baile», me dijo un chiquillo de dieciséis años. A veces, sin embargo, los corderitos se convierten en panteras.”
Después de un sinfin de pruebas irrelevantes, este es el primer documento histórico de un observador situado en primer plano en el espacio y en el tiempo. Esto es Historia narrada en el lugar de los hechos. 0 (cero) referencias al ska y 0 (cero) referencias a los skin-heads.

Entradas populares

Goya

Paul is dead: una teoría completamente falsa

III Guerra Mundial

The Baader-Meinhoff Complex

Televisión, la droga de las naciones

Extraterrestres

National Taurographic

Vampiros

Etiquetas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...