Psychobúsqueda

20140225

Tejero: pop & flowers


Hace unos días se celebró el 33º Aniversario de 23F, una obra de teatro muy popular en la así llamada España de la Transición. Estuvo protagonizada por el teniente coronel Tejero, un  famoso bakala de Alcorcón que se pasaba todo el finde bailando. La obra contó con un gran número de figurantes y actores secundarios. La retransmisión en directo por TV, en una única representación, rompió todos los índices de audiencia de la época. Fue una performance irrepetible porque parte de ella se desarrolló en plena calle, con gran estruendo de divisiones acorazadas. 

Un día después Tejero murió en un accidente de coche y fue reemplazado por un doble. Había que garantizar la continuidad del show. El doble tenía un notable parecido, pero no estaba para funciones teatrales en ciudades de provincia. Tomó las de Villadiego y se fue a la conquista de Hollywood. Estaba seguro de que su fama le iba a abrir todas las puertas en la Meca del Cine.
Tras entrevistarse con Richard Nixon, éste le sugirió que se cambiara el nombre artístico. Tejero sonaba como a botijo, o cosa por el estilo. Rápidamente se lo cambió por Tex. Su intención era protagonizar películas junto a Michael Knight y la princesa Leia en West Point, pero al principio tuvo que conformarse con hacer de dinosaurio en la cuarta entrega de Tejerosaurius Park.  
Esta primera experiencia encasilló su imagen en los estudios hollywoodenses. Empezaron a ofrecerle papeles de Increible Hulk vestido de mariachi. Estaba más que harto, así que decidió dar el salto al rap.
Como cantante de hip-hop adoptó el nombre de Tejinem. No le fue mal al principio. Se sometía a sesiones intensivas de rayos UVA y hasta parecía negro. Pero los gangstars de Los Angeles se habían vuelto finolis. Descubrieron el fraude y montaron una campaña en su contra. Sus rimas fueron consideradas burdas y de mal gusto. Fue su fin.

Amargado, probo suerte en el mundo de la publicidad...
Los anuncios de tío que se pone morao comiendo berenjenas podían aumentar su popularidad, pero no fue así. Después de este nuevo fracaso, sólo quedaba el apasionante mundo de las sombras chinas. 
Las sombras chinas gozaban de una gran demanda, sobre todo en China, y la competencia resultó ser brutal. Aburrido y sin saber qué hacer, volvió a España para dar un golpe de Estado, pero Los Otros ya lo habían dado por él.

Actualmente Tejero vive en un piso en Carabanchel y cobra una pensión de invalidez parcial del 0.8% por lesiones musculares al levantar berenjenas gigantes en un país sin convenios de extradición con la UE.

20140219

La peste rosa

Esto se acaba. La degradación moral y cultural del mundo en general, y de España en particular, es ya irreversible. El mundo que conocíamos se vino a pique hace tiempo. En los últimos 20 años, los magazines televisivos "del coraSón" son como la peste negra que asoló Europa en el siglo XIV. La peste rosa azota un mundo vacío y horterizado. En pleno siglo XXI, cualquier noción de buen gusto ha sucumbido ante la cardiopatía rosácea. La muerte ya no luce guadaña y una sonrisa en su rostro descarnado. Ahora viste alta costura y se inyecta tóxina botulínica hasta en las nalgas. El bubón inflamado de esa nueva peste es el amol. Sí, he dicho bien: AMOL. Se diferencia del amor normal en que tiene como protagonista a celebridades con alcurnia y abolengo. Los famosillos, como así se les conoce, son supuestamente un modelo a imitar. Supuestamente, recalco, porque lo más normal es que sean 'un modelo a vomitar'. Gracias al continuo bombeo de estupideces de color rosa a través de los medios, esa moderna peste ha multiplicado su capacidad de contagio hasta el infinito.

El amol vende y sus protagonistas adquieren celebridad rápidamente. Programas culturales como Operación Truño y Gran Mariano fueron canteras de nuevas estrellas, cuyo amol fue rápidamente comercializado. Marujas y marujos de todas las edades siguen las evoluciones de estas eminencias a través de una amplia oferta, tanto en formato couche, TDT, telefonía móvil o conexión adsl. Uno entiende que una señora de cierta edadsin demasiada educación tenga como entretenimiento las vivencias mediáticas de un famosillo. Pero la infección del famoseo afecta también a las nuevas generaciones. Puede que una parte considerable de la población tenga un coeficiente de inteligencia por debajo de lo que sería deseable. Cualquier persona que tenga la opción de gozar de las muchas curiosidades que la vida ofrece, ¿cómo puede interesarse por la vida amolosa de un imbécil? Que si pasaron las vacaciones en Turulandia. Que si ha estrenado una casa en la urbanización Los Corchetes. Que si la ruptura es inminente. Que si la vieron abrazada con un portero de discoteca. Que si Zutano ha iniciado una relación... El amol y las relaciones sentimentales de gente supuestamente admirable tienen unas ventas gigantescas. No hay recursos científicos suficientes para investigar los motivos. Resultaría complicado meterse en el microcerebro de una maruja que sólo vive para los cotilleos del amol. No existe una sonda microscópica que pueda medir el infravoltaje en un bulbo del tamaño de un cacahuete. Ahí dentro no hay materia gris, sólo materia rosa.

Ejemplo de todo ello lo tuvimos hace unos años en la boda de la Duquesa de Alba, una octogenia avanzada que se casó con un jovencito de sólo 60. Aparte de semejante dislate nupcial, la individua en sí provoca cierto rechazo visual. No se descarta que esté ensamblada por piezas y que parte de su cuerpo cyborg esté fabricado con derivados del petróleo. ¿Qué mente racional encuentra interesante que una vieja tuneada se case? La Gran Duquesa no tiene más curriculum en su vida, aparte de su fortuna, que haber ido como una perra en celo detrás de un sinfín de toreros. Una muestra de tan mal gusto ya de por sí debería provocar el desinterés de cualquier persona con un mínimo de discernimiento. La boda de esta inglesa apantojada, de alta cuna y de baja cama, tiene la misma relevancia que el pedo de un mosquito. A cualquiera que esté en posesión de sus facultades mentales debería repugnarle el espectáculo nupcial de esta aristócrata cateta. Una multimillonaria excéntrica se casa para llamar la atención y eso se convierte en noticia. Más de un millón de resultados en Google.  Desde luego... ¡¡¡¡España va maaaal!!!!

20140217

A Carrero Blanco lo mató la CIA

En 1973, la España de Franco estaba bajo la tutela de la "agencia de operaciones encubiertas" de los EEUU. Era una situación inalterable desde que Ike visitó el país en 1959. El flujo de dinero para la depauperada autarquía española, con un plan Marshal B por debajo de la mesa, se mantenía sin interrupciones. Los americanos tutelaban la lenta evolución del último "anticomunista" de Occidente, sin olvidarse de instalar unas cuantas bases militares. Algunos analistas creían que Franco estaba alargando innecesariamente su "reinado" y trataban de convencerle de que abriera un período constituyente hacia la "democracia". Es seguro que los americanos tenían un pavor tremendo de que el alargamiento de la dictadura fascista contemplara una radicalización comunista en el país. Cualquiera que vivió los últimos estertores del dictador sabe que España era un caldo de cultivo para la extrema izquierda. 
Por tanto, era necesario y urgente "democratizar". Recordemos que los EEUU siempre "democratizan" todo aquello que se puede democratizar, según su particular criterio democrático. Un año antes, se encargaron de democratizar Grecia y Portugal, con una de esas revoluciones de terciopelo que tan bien saben organizar. Lástima que en Irán [1953] y Chile [1973], entre otros, el terciopelo fuera sustituido por el papel de lija.
 
En España no obstante había un problema. El listo, rudo y correoso dictador gallego se mostraba decidido a perpetuar su "cruzada" y para ello había nombrado un delfín: el almirante Carrero Blanco. Los americanos y su agencia de operaciones encubiertas habían apostado por otro caballo. Ellos ya habían elegido al Borbón Juan Carlos para la sucesión. Les parecía más cosmético y lógico. Incluso eligieron  a los líderes que acabarían por darle una apariencia democrática a Spain en el medio plazo, como es el caso de Felipe González.
 
Así pues, los yanquis se encontraban de repente con un obstáculo en sus planes. No les interesaba en absoluto que la dictadura del general Franco se prolongara ni un solo día más.

Eso de que la ETA es un grupo de liberación del pueblo vasco no es más que uno de los muchos camelos que nos han explicado durante  años. NO: ETA surgió de los servicios secretos vascos, dependientes de la estructura del PNV en el exilio. Esos servicios secretos vascos, tan bien definidos por Arzallus en uno de sus libros, tenían completa obediencia al eje Londres-Washington. Trabajaron para los americanos pasando informes sobre las actividades de los comunistas españoles en el exilio, por ejemplo. Al formarse la CIA a finales de los años 40, los americanos prescindieron de los servicios de la red vasca de espionaje. Y de ahí surgió ETA.
 
Así pues, tenemos a los americanos con un serio problema en España: ni más ni menos que un dictador tozudo -y gallego- que no cumplía con las directrices "democratizadoras" dictadas desde Washington. Era necesario echar mano a estrategias menos refinadas que la diplomacia. Como en Irán, Guatemala, Chile, Kennedy, etc. Sencillamente decidieron cargarse al almirante Carrero Blanco, una pieza incomoda que amenazaba con perpetuar el Régimen. Franco se había convertido en un peón molesto en el tablero, de la misma forma que Mubarak en Egipto. Había que sustituirlo por algo que sustancialmente fuera lo mismo, pero con una apariencia distinta.
 
Contactaron raudamente con sus antiguos aliados vascos y les dieron la cobertura necesaria para enviar al "reino de los cielos" a Carrero. En 1973 una dictadura histérica controlaba hasta los últimos resortes de la vida pública. Un atentado en la zona pija de Madrid, a escasos metros de la embajada americana...
Cuatro terroristas piltrafillas de una organización en aquellos tiempos amateur "vigilaban" libremente al presidente del gobierno, equivalente hoy a Mariano Rajoy. Cabaron un túnel por debajo de una calle, desplazaron explosivos e hicieron volar parabólicamente un coche blindado por encima de un edificio.

Vamos, cualquiera que sepa como funcionan los servicios de seguridad del Estado, sobre todo los de una dictadura histérica, sabe que eso es imposible sin "cobertura". Cobertura: eso es lo que tuvo la ETA en esa ocasión. Y se la brindaron los amigos de la CIA.

El último peón de Franco desconocía que no estaba hablando con un aliado, sino con su verdugo.

Una curiosidad: Kissinger visitó España el 19 de diciembre de 1973. El atentado se produjo el 20. ¿Kissinger? ¿Atentado? ¿Muerte? ¿Cambio político? ¿Un grupo terrorista programando un atentado para el día siguiente? ¿A menos de 150 metros de la Embajada americana? La sola conjugación de estos seis elementos sólo puede llevar a una conclusión clara.
 

20140214

The Emperors | He-e-e-y woman … I want my woman

La salvajada que hoy es presento os puede incitar a lanzar aullidos a la luz de la luna. Estos Emperors eran unos auténticos macarras que practicaban el más primario rhythm and blues sin un sólo átomo de influencia londinense. Simple, como una piedra. El origen rocker de la banda se adivina, pero como tantos otros hicieron un trabajo increíble para adaptarse a las tendencias de la escena musical de la época.  Hoy en día a esto le llaman US garage-psych, punk 60's y otras chuminadas, pero como decían los Stones... it's only rock'n'roll. Y, lógicamente, gusta. 
Los flequillos almidonados fueron quizás su único fallo...
The Emperors era una banda del sur de California con sede en Long Beach, según certifica Garage Hangover. La formaban Stan Foat, bajo, Steve Watts, batería, Bill Hughes, guitarra, Randall Seiger, guitarra, Brian Cameron, saxofón y Mike Elam, saxofón y voz.. En la primavera de 1965 lanzaron un 45rpm en el sello Sabra con una balada llamada And Then en la cara A. Para la B eligieron un registro totalmente opuesto con el explosivo I want my woman.  El tema fue compuesto e interpretado por el guitarrista Bill Hughes. El ritmo imperial lo marcan bajo y batería mientras una guitarra reverberada contrapuntea enloquecida. Parece un gato que se ha pillado la cola en una batidora. La voz cascada del cantante va narrando una historia que recalca que quiere a su mujer, o a una mujer cualquiera. O a una cualquiera, directamente.  No lo tengo claro.

Este tipo de experiencias son las que hacen que ames este sonido único. Es una intensa y corta marcha que, como muy bien dice el autor de Garage Hangover, los aficionados al garaje viven al borde de la demencia. 

Al poco tiempo de esto el rastro del grupo se difumina. Como siempre. Uno de sus miembros fue invitado a pasar unas vacaciones en Vietnam. Luego hubo las típicas reuniones en los 70's y 80's para recordar viejos tiempos. Pero ahí queda eso. ▬►

20140213

¿Qué pasó con Robin Cook?

Robert Finlayson Cook, más conocido como Robin Cook, nació el 28 de febrero de 1946 en Bellshill, Escocia. Pertenecía al Partido Laborista británico y era miembro del Parlamento de Livingston desde 1983. Entre 1997 y 2001 ocupó la cartera de exteriores del gobierno británico, a pesar de su fama de rebelde y provocador. Este talante quedó demostrado cuando en marzo de 1998 Israel rompió relaciones diplomáticas con el Reino Unido después de que Cook criticara abiertamente delante de Benjamin Netanyahu los asentamientos israelíes en suelo palestino.

Después de la elecciones generales de 2001 fue "trasladado", contra su voluntad, desde el Ministerio de Relaciones Exteriores a líder de la Cámara de los Comunes. Esto supuso claramente una degradación a la vista de todos porque, a pesar de que se trata de un puesto en el gabinete, tiene mucho menos prestigio que el Ministerio de Relaciones Exteriores. Cook estuvo a punto de rechazar el nombramiento. No obstante, el 17 de marzo de 2003 dimitió de sus cargos como Lord President of the Council y Presidente de la Cámara de los Comunes en protesta contra la guerra de Irak. Era evidente que el sociópata socioliberal Tony Blair estaba haciendo planes para eliminar al último izquierdista de su partido.

A pesar de la degradación, Cook siguió tocándole los pirindolos a Blair e intentó que los miembros de la Cámara de los Lores fueran elegidos, suprimiendo el caracter vitalicio de los miembros de esa cámara. Su trabajo se vio frustrado por No Me Lames Anthony-Llámame Tony quien hizo todo lo que estaba en su mano para que los Lores siguieran siendo representantes de si mismos. Según Cook, eso impedía el control adecuado del Poder Ejecutivo por el Parlamento.

Pero lo peor estaba por venir, pues Cook no ocultaba su intención de oponerse con uñas y dientes a la guerra de Irak . El jefe del Parlamento británico, se manifestaba día sí y día también contra la "certeza evangélica" que había empujado al sociópata socioliberal a un agujero del que no podría salir. Por si fuera poco, Cook se mostraba totalmente europeísta y favorable a entrar en el euro, en contra de la opinión de muchos miembros de su partido, incluido el propio Blair.

A principios de 2003, unas semanas antes de su renuncia por la ocupación de Irak, Cook apareció en la BBC, obligado de forma incómoda a defender la postura del Gobierno sobre la inminente invasión de Irak. No pasarían muchos días para que el ex-ministro de exteriores se declarara un rotundo detractor de los planes belicistas de Llámame Tony. Finalmente, el 17 de marzo, renunció a su cargo en el Parlamento y presentó su dimisión. En un comunicado dando sus razones para renunciar, dijo, "No puedo aceptar la responsabilidad colectiva de la decisión de involucrar a Gran Bretaña en una acción militar en Irak sin un acuerdo internacional". También elogió los "esfuerzos heroicos" de Blair en el impulso a la resolución denominada segunda con respecto a la crisis del desarme de Irak .
En su discurso de dimisión en la Cámara de los Comunes, Cook recibió de sus compañeros diputados una ovación en pie sin precedentes en la historia de la Cámara, un ejercicio de oratoria que Andrew Marr de la BBC describió como "uno de los discursos de renuncia más eficaces y brillantes de la moderna política británica". La mayoría del parlamento británico recibió el discurso de Cook con grandes muestras de aprobación. Laboristas, liberales demócratas e incluso algunos tories, críticos con la política de Blair, aplaudieron la decisión de Cook.

Después de su dimisión en 2003, Cook continuó siendo miembro del Parlamento hasta su muerte. En un artículo publicado en The Independent, aseguraba que la justificación de Blair sobre la guerra era "absurda".

Oponerse a los planes de Blair y su jefe Bush podía perjudicar gravemente su salud, pero posiblemente Cook no lo sabía. Debería haberle servido de advertencia el sospechoso "suicidio" de David Kelly, un inspector de armamento que había estado varias veces en Irak sin encontrar un solo indicio de la existencia de armas de destrucción masiva. Kelly acusó en 2003 a Blair de manipular los informes sobre la presunta existencia de dichas armas. El forense encargado de inspeccionar los restos mortales de Kelly aseguró que el suicidio fue, sin ningún género de duda, la causa de la muerte del experto. Obviamente.

Ajeno al peligro que corría, Cook continuó mostrando su oposición frontal contra la decisión de ir a la guerra en Irak. En un libro que se publicó después de su muerte, reveló que dos semanas antes de comenzar la contienda, Blair sabía que Irak no tenía armas de destrucción masiva, lo cual invalidaba cualquier excusa para iniciar esa guerra. Dentro del propio partido laborista muchos pedían la dimisión de Blair y que el puesto de premier pasase a manos de Gordon Brown, Robin Cook u otro líder de su partido. El antiguo secretario del Foreign Office continuó tocándole las narices a Blair cuando declaró que era necesario que el gobierno británico divulgara un informe confidencial del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), sobre el tratamiento a los detenidos iraquíes, donde se revelaba que Blair conocía que se estaban violando los derechos humanos en Irak. Era obvio que el escocés de marras estaba comenzando a ser un estorbo para el sociópata socioliberal.

Desde luego, Cook era peor que la carcoma. Su siguiente paso fue tratar de reconciliarse con Gordon Brown, con quien no tenía muy buenas relaciones, para trazar un plan con el que reconducir el laborismo británico a la senda de la socialdemocracia, tras la salida del Joker. Cook y Brown se centraron en discutir la forma de afianzar la política progresista después del gobierno antinatura de Blair. En los años posteriores a su salida del Ministerio de Relaciones Exteriores, y sobre todo desde su dimisión del Gabinete, Cook había tratado de establecer una visión de "socialismo libertario y democrático que estaba empezando a romper los límites a veces estériles de la política laborista". Con la popularidad de Blair menguante, Cook realizó una vigorosa campaña en el período previo a las elecciones generales de 2005 para persuadir a los escépticos del laborismo a permanecer con el partido. Cook guardaba un as en la manga. En una columna en The Guardian, cuatro semanas antes de su muerte, causó un gran revuelo cuando describió Al-Qaeda como un producto de la inteligencia occidental:
"Bin Laden fue producto de un error de cálculo monumental de las agencias de seguridad occidentales. A lo largo de los años 80 fue armado por la CIA y financiado por los saudíes para emprender la yihad contra la ocupación rusa de Afganistán. Al-Qaeda significa, literalmente, "la base de datos". Fue originalmente el archivo informático de los miles de muyahidines que fueron reclutados y entrenados con ayuda de la CIA para derrotar a los rusos".
Había firmado su sentencia de muerte: Negar la existencia de Al-Qaeda.
"Al Qaeda no es un grupo terrorista islámico, sino más bien una base de datos de Mujahidin y contrabandistas de armas internacionales creada por la CIA (y el MI6) para combatir la ocupación soviética en Afganistán, para canalizar guerrilleros, armas y dinero en aquella lucha… La verdad es que no existe ningún ejército islámico o grupo terrorista llamado Al Qaeda, cosa que cualquier oficial de inteligencia conoce. Sin embargo, existe una campaña tendiente a hacerle creer a la opinión pública de la existencia de tal entidad… y el país detrás de esa propaganda es EEUU".
El ex ministro acusó a Blair de no haber sido franco con el pueblo británico y afirmó que éste consideró que su país debía participar con Estados Unidos en la invasión de Irak para demostrarle a Bush que el Reino Unido era su más sólido aliado. El jefe del servicio de inteligencia británico MI6 durante la guerra de Irak, Richard Dearlove, avisó en su día al primer ministro Tony Blair, que se había manipulado el supuesto peligro iraquí para justificar la decisión de Washington de atacar a ese país. "Me impresionó la preocupación de Tony Blair, quien temía que los conservadores británicos esgrimieran el argumento de que sólo un conservador podía trabajar con un republicano para desestabilizarlo", declaró Dearlove. Pero lo cierto era que Blair no tenía ni pajolera idea del lío en el que se estaba metiendo.

A principios de agosto de 2005, Cook y su esposa, Gaynor, se tomaron unas vacaciones de dos semanas en las Highlands de Escocia. Alrededor de las 2:20 pm, el 6 de agosto de 2005, mientras practicaba senderismo por un monte de 700 metros en Sutherland, Cook sufrió de repente un grave ataque al corazón, se desmayó y perdió el conocimiento. Al parecer, el colapso provocó que cayera por una pendiente unos cuantos metros, con lo que además se golpeó la cabeza. Un helicóptero llegó al cabo de 30 minutos después de llamar al 999. Cook fue trasladado al Raigmore Hospital de Inverness. Su esposa, extrañamente, no le acompañó en el helicóptero, y bajó de la montaña por su propio pie. Se habla también de que iban acompañados por un grupo de dos o tres personas que caminaban detrás de ellos a cierta distancia. A pesar de los esfuerzos realizados por el equipo médico para revivir a Cook en el helicóptero, ya estaba más allá de la recuperación, y a las 4:05 pm, minutos después de su llegada al hospital, fue declarado muerto. Dos días después, la autopsia reveló que murió de "cardiopatía hipertensiva".
Psicokiller!!
Cook fue claramente eliminado. Muchos blogs y páginas británicas contienen comentarios con respecto a que el exministro estaba a punto de revelar secretos que comprometerían muy gravemente a Blair y su alianza con Bush. No se trata de teorías conspiratorias ni nada por el estilo. Es lo que dicta la lógica. Se trataba de eliminar a un elemento incómodo que podía irse de la lengua y dañar la imagen de "buen chico" del sociópata socioliberal. Todas las notas de prensa dicen que se trató de un infarto, "sin el menor género de dudas". 

Por lo demás, Cook encarnaba un modelo de político laborista que Blair pretendía hacer desaparecer a toda costa. Representaba un espíritu proletario y alegre que durante muchísimos años había sido una seña de identidad de las bases del partido laborista. Su barba rojiza, ligeramente mal cortada, las chaquetas de tweed y su feroz oposición a cualquier privatización del Servicio Nacional de Salud le convertían en un estorbo perteneciente al pasado, una persona que no encajaba en el modelo neoliberal del falso demócrata Tony Blair. Antes de morir, Cook quería impulsar un nuevo programa de centro-izquierda sobre la base de la "equidad", la "igualdad" y la "cohesión social", con el fin de eliminar la nefasta herencia de Tony Blair. Una y otra vez, el "nuevo partido" de Blair, tristemente decepcionante por su falta de "fuego radical", se convirtió para él en un obstáculo.

El funeral se llevó a cabo el 12 de agosto de 2005, en la Catedral de St Giles en Edimburgo, a pesar de que Cook era ateo. Gordon Brown dio el elogio, y el ministro de Exteriores alemán Joschka Fischer fue uno de los invitados. El primer ministro británico Tony Blair se encontraba de vacaciones y no asistió. En su discurso en el funeral, un amigo de Cook, John McCririck , criticó a Blair por este hecho. Ahora, una lápida erigida en el cementerio de Grange en Edimburgo contiene el mensaje: "Yo no podría haber tenido éxito en detener la guerra, pero sí garantizar el derecho del Parlamento a decidir sobre ella".

20140210

Claudio Monteverdi | Vespro della Beata Vergine

Este blog está dedicado a la música pop, lo cual no obsta para reconocer que la música antigua está situada -técnicamente- tres o cuatro escalones por encima. Es un hecho incuestionable, aunque también hay que precisar que la música 'pop'ular y las grandes sinfonías, óperas, etc son quizás dos derivaciones distintas de la música. La primera está basada en la espontaneidad y la gracia y la segunda en el virtuosismo y la perseverancia. La música popular siempre ha sido bastante simple. Hasta las coplas de los trobadores medievales estaban basadas en sencillas melodías destinadas a la plebe. Basta con escuchar 'Calenda Maia' -quizás una de las piezas más antiguas que se conocen- para comprobarlo. Cabe recordar, que la finalidad del arte musical se basa en llegar a lo profundo de las entrañas. El mismo asco se puede sentir por Paulina Rubio que por un virtuoso que irrita el tímpano con una retórica exhibición de técnica. Un poco de equilibrio en la vida nunca va mal.

Pero al César, lo que es del César. Por lo que a mi respecta, uno de los momentos más gloriosos, supremos, majestuosos y orgásmicos de la historia de la música lo escribió el maestro italiano Claudio Monteverdi en 1610. Calificar Vespro della Beata Vergine como una magnífica obra de arte que se sale de las costuras de la creatividad sería una redundancia bastante pedante. Como obra musical desborda por su energía, su luminosidad y su derroche de virtuosismo. En el filo entre el Renacimiento y el Barroco, este autor italiano regaló a la humanidad los más brillantes pasajes de la historia de la música. Los momentos de esplendor se suceden a intervalos a lo largo de una obra dividida en partes. Algunas de ellas, como la titulada 'Magnificat' son sencillamente pasajes que desprenden a llamaradas un sentimiento trágico inenarrable. La música de este tío es como un algorritmo, un ejercicio de exquisto cálculo, como el perfecto recitado de los números primos del 1 al infinito.

Es necesario e imprescindible dejar al margen la temática meapilas de los temazos de esta gran estrella. Hay que tener en cuenta que para la época de la que hablamos, la Iglesia tenía toda la pasta del mundo para contratar a los mejores DJ's para sus fiestas rave. Y Claudio Monteverdi era un genio que trabajaba por encargo para todas las instancias. Me consta que también compuso infinidad de madrigales de temática profana con una gran carga sensual. Era muy completo, este hombre. Su música hay que gozarla profanamente.

Concierto completo a cargo de la Latvian Music academy Baroque Orchestra:

20140207

Goering y el esmalte de uñas

El mariscal del Reich Hermann Goering se entregó voluntariamente a los aliados en 1945. Sabía que la guerra estaba perdida. Antes del comienzo de los juicios de Nüremberg fue llevado a un campo de internamiento en Luxemburgo. Al mando estaba el coronel Burton Andrus. Goering se creía un tipo muy importante y pidió ser recibido por el general Eisenhower. Su petición fue denegada. No obstante, consiguió ganarse la simpatía de sus carceleros yanquis. El obseso mariscal nazi se convirtió en una especie de estrella de Hollywood. Hasta le pedían autógrafos. Con un vistoso uniforme lleno de insignias ofrecía un aspecto imponente. Pesaba 120 kilos y estaba gordo como una patata. Andrus ordenó inmediatamente que le fueran arrebatadas las medallas y se le dejara sólo con el uniforme.

En una de sus innumerables maletas encontraron abundante medicación, según él para una dolencia cardíaca. Declaró que tenía que tomarse 20 pastillas por la mañana y 20 por la tarde. Lo único cierto es que Goering era adicto a la morfina desde el putsch de la cervecería en 1923. Había tenido que huir a Austria con un balazo en la cadera y fue atendido por un médico que le suministró la droga en grandes cantidades. El nefasto e incompetente comandante supremo de la Luftwaffe vivió el resto de sus días como un auténtico yonqui. 

Pero quizás uno de los aspectos que más impresionó a los americanos fue que el sujeto llevaba las uñas pintadas. Goering tenía fama de ser un gigoló, aunque se sospechaba que era impotente. Se dudaba de su paternidad. También había rumores de que le gustaba vestirse de mujer. Era el ladrón de obras de arte más grande de la historia, un individuo histriónico, teatral y seductor. Consiguió camelarse a un garrulo de Texas llamado Jack Tex Wheelis para que le entregara una cápsula de cianuro que guardaba en su equipaje. Y se suicidó antes de la finalización del juicio. 

El documental La última batalla de Goering narra todos estos hechos en formato teleserie. Vale la pena echarle un vistazo.

 verlo.

20140205

The Tropics | As time's gone

HACE 50 AÑOS....
Vamos con otro tema de 1966, esta vez a cargo del grupo The Tropics. Se trata de una banda de Tampa [Florida] que se mantuvo sobre los escenarios entre 1964 y 1969. Como tantas otras cuenta con una discografía escasa, en la que destaca sobremanera este As time's gone [Conforme pasa el tiempo], tema de referencia para los grupos neogarajeros de los 80's como los Fuzztones y de grupos más actuales como los Satelliters. Ambos tienen versiones brillantes de esta canción. Es lo que llamaríamos un clásico de la música de garaje. Para mi, otra demostración de que los fundamentos del futuro punk se comenzarían a cavar en los años sesenta.

Ya hace muchos años que fabriqué el video que vais a ver. Dentro de lo cutre me quedó bastante bien:
video

20140202

F.I.D.: Faul is dead

Estudios Abbey Road, 9 de noviembre de 1966. 3:30 AM.

Después de tomarse un colacao en mal estado, los cuatro Beatles interrumpieron el ensayo. Paul estaba ensimismado. Tenía la sospecha de que los otros tres estaban confabulados y querían echarle del grupo. 
De forma sutil, Lennon no paraba de incluir pistas al respecto en las portadas de los discos...



Los dedos de Paul se habían quedado encallados en las cuerdas del bajo y tocaban mecánicamente una melodía que se le acababa de ocurrir. Los otros tres integrantes de la banda le miraban asqueados. 

 -A ver, Paul, guapetón -se quejó John-, ¿qué se supone que es eso... una canción? 

Paul iba tan flipao que respondió como si otro ser habitara su cuerpo. Con la mirada suspendida en el vacío dijo: 

-Es un tema que acabo de componer. Se llama Obladi-Oblada. Si se reproduce del revés suena Adalbó-Idalbó que es una morsa tántrica que vive en los pantanos del Nepal. Aunque también sirve como anuncio de galletas. Quiero que aparezca en el nuevo disco. 

Ringo, John y George le observaron alucinados. La canción era un truño espantoso que podía hundir su carrera. Era peor que el canto de una gallina violada por Jimmy Savile. Lennon le envió un whacháps a la Yoko Ono y la bronca no tardó en llegar. 

 -¡De eso ni hablar! -le mensajeó su mujer-. Dile que el nuevo álbum se abrirá con Revolution 9

McCartney suspiró de forma impaciente. Reconoció haber recibido presiones del MI5 y de los illuminati para componer una pachanga que le gustara a los fans de Jesucristo. Además, Brian Epstein le había amenazado con meterle una ficha de dominó por el c... Pero John y los demás le observaban con desprecio. No podían concebir semejante falta de vanguardismo. Paul entonces se envalentonó: 

-¿Adónde queréis llegar con eso? ¡Revolution 9 es una rallada! ¡Nos acusarán de ser satánicos! 

Hubo una violenta pelea. La moda de escacharrar la guitarra contra el suelo y pegarle fuego se inventó en ese momento. Paul estaba indignado, cogió la puerta y se marchó a dar una vuelta.

Los restos del Aston Martin de Paul
El resto es una historia harto conocida. Paul se distrajo mirando una chica en minifalda y no vio la luz roja en un cruce. A consecuencia del choque, su cuerpo quedó totalmente descuartizado. Poco después, su Aston Martin se incendió y explotó, a consecuencia de lo cual el cadáver quedó carbonizado. Era un lugar poco concurrido y no hubo testigos. De hecho, los restos del coche continuan allí. Muchos creen que se trata de una escultura vanguardista de Antoni Tàpies. 

Vale, ¿y ahora qué? 

Al ver que McCartney no volvía, dedujeron lógicamente que se había estrellado con su coche y que no quedaba rastro de él. Las consecuencias de todo ello podían ser nefastas para su cuenta corriente. John le envió otro whatschapps a la Yoko y ésta ordenó hacer un casting para encontrar un doble. Al día siguiente publicaron un anuncio en el Daily Mirror y a las siete de la tarde se habían presentado 300 candidatos que se parecían bastante.
El ganador fue Faul Campbell [izquierda] Se sometió a una lobotomía y unas pocas operaciones de cirugía y quedó exactamente como una réplica de Paul McCartney [derecha] Un experto en dicción le enseñó a hablar con acento de Liverpool. Un profesor de música, a tocar el bajo como un zurdo. Un gigoló italiano, a engañar a su novia, Jane Asher, para que no se diera cuenta del cambio. El éxito fue total. 

Fue total, hasta que un aciago día de 1969 un avispado periodista de Chicago comenzó a analizar las portadas de los discos y se dio cuenta de las pistas de Lennon para avisar del fraude. 
La portada de Abbey Road se analizó con infrarrojos, detectándose que Faul era un intruso que no iba en la misma dirección que el resto de la banda. Se hizo una peli de ello, llamada "Algo pasa con Macca".
Entretanto, los tres Beatles descubrieron que Faul era incluso más hortera que Paul y que le gustaba Obladi-Oblada. No pudieron evitar que el tema saliera publicado, al recibir presiones desde el Palacio de Buckingham y el 10 de Downing Street. Eso provocó la disolución de la banda y suicidios masivos entre los fans. Así que decidieron vengarse de Faul.

Faul es Michael el Latas
Lennon llamó a Charles Manson y le pasó Revolution 9 al revés. Éste tuvo una reacción psicótica inmediata y ordenó a su familia al completo matar a Faul. Mientras el falso McCartney dormía con Linda Eastman le secuestraron y le llevaron en un buque de carga hasta el desierto de Los Angeles. Allí habían planeado convertirlo en carne picada, pero Manson había leido un libro del Dr. Menguele y tuvo una idea mejor. Sometieron al falso Beatle a electroshocks continuos y a una serie de baños con ácidos y al final Faul quedó convertido en una nueva estrella del pop...

¡Había nacido... Michael el Latas!

Entretanto Linda McCartney contactó con los illuminati y con James Bond para buscar un sustituto para Faul Campbell. Los servicios secretos montaron un espectacular operativo y en 8 horas encontraron un sustituto de Faul. Es lo que en el mundillo de la inteligencia se llama un agente doble del doble. Éste es el "McCartney" que conocemos actualmente.
Paradojas que tiene la vida, en 1984, Faul, o sea Michael el Latas, se vengó de la putada que le había hecho Lennon comprando a tocateja 260 canciones de The Beatles. Y con el dinero de los derechos se compró un parque de atracciones muy parecido a Disneylandia, donde podía jugar con sus amigos, los niños.

Al final se fueron todos a su casa: come togheteeeer

Entradas populares

Goya

Paul is dead: una teoría completamente falsa

III Guerra Mundial

The Baader-Meinhoff Complex

Televisión, la droga de las naciones

Extraterrestres

National Taurographic

Vampiros

Etiquetas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...