Psychobúsqueda

20150531

Divertimento goyesco #1

Real Club de Beisbol de Mejorada del Campo [...del campo de beisbol, claro]
Reivindicación apañola
Mariano y Angela en una pose habitual
"Maja" afortunadamente vestida
Apocalipsis Now

20150518

Roger Dean denuncia a James Cameron por plagio en Avatar

Roger Dean es un diseñador gráfico que en sus tiempos fue muy famoso. Diseñó portadas de discos para Yes y Osibisa, entre otros.


Su imaginación no tenía límites a la hora de plasmar las fantasías esotéricas del rock sinfónico de los años 70's.

Actualmente se dedica también a diseñar segundas residencias:

Es el Penthouse en el bosque que todos desearíamos tener...


A destacar la flipante visión de las nubes situadas bajo el ventanuco de una habitación con cama redonda. Roger ha bautizado la casa como WilloWater, una especie de cueva mimetizada en medio del musgo.

Ya hace tiempo que planteamos en este blog que Roger Dean debía denunciar a James Cameron por plagio en Avatar. Los que éramos fans de este autor desde hace más de 40 años nos preguntábamos por qué Dean no se decidía a emprender acciones legales contra esa película. La copia era tan descarada, que los que recordábamos sus portadas de discos nos llevábamos las manos a la cabeza. El post que escribí en 2010 era una indignada pataleta contra una usurpación de ideas descaradísima.

Hoy he leído que al final Roger Dean se decidió en 2013 a poner una denuncia contra James Cameron. Desgraciadamente, una vez más, la mafia de Hollywood llevó la batalla a su terreno. Abogados corporativos y un montón de dinero sobre la mesa decidieron el match. La demanda de Dean fue tumbada por un tribunal de los EEUU en septiembre de 2014.

Cuando hablamos de la mafia en cuestión, nos estamos refiriendo a un poderoso lobby. He tardado mucho tiempo en comprender el juego que siguen, pero, en esencia, la pretensión de esta gentuza no se basa sólo en garantizar los derechos de taquilla de sus truños cinematográficos. Lo que pretenden, realmente, en una estrategia dibujada a corto y medio plazo, es apropiarse de las ideas ajenas, es decir, PRIVATIZARLAS. Estos sinverguenzas ya no se conforman con tener bajo su control todos los sectores estratégicos pertenecientes a la sociedad. Quieren ir más allá. Acabarán privatizando el aire, los sueños eróticos, y hasta tu propio cerebro será de su propiedad. Es sólo cuestión de tiempo que TÚ mismo pases a ser parte de sus balances contables. 

Ay no, que ya lo eres.

20150506

Syd Barrett | El homenaje definitivo

Las composiciones de este músico británico han dejado una huella indeleble en la música pop de los últimos 50 años. ¿Por qué? Es difícil de saber, pero las canciones de Roger Keith Barrett, más conocido como Syd Barrett, tienen una química especial. Él era especial. 

Ser diferente no es fácil. Sólo el talento y la creatividad sirven como tabla de salvación. Y Syd tenía ambas cosas en abundancia. 

Barrett dibujó una hibridación difícil de concebir. Era como un bluesman en los tenebrosos paisajes del centro de Inglaterra, que le agregaba melodía a imaginarios poemas de Lewis Carroll. No en vano, uno de sus primeros éxitos fue el magnífico Lucy Leave, un tema de garaje donde se puede apreciar su pasión por el rythm'n'blues.

Todos los temas de Barrett están impregnados de un caracter infantil y perverso a la vez. En unos pocos años compuso una serie de canciones que permanecen en la memoria como iconos de la música pop. Uno de mis favoritos es Candy and a currant bun, un tema cuya letra resultaría obscena incluso hoy en día.   

Ice cream tastes good in the afternoon 
Ice cream tastes good if you eat it soon… 

EMI intentó que Barrett eliminara las referencias directas a las drogas y al sexo casual, pero éste se negó. La BBC vetó el tema.

La historia de Arnold Layne [otra supercanción] no es menos escabrosa. Narra las aventuras de un travesti que se dedica a robar bragas en un internado de señoritas. Creo que la canción fue prohibida en muchas emisoras. La temática no podía ser más oportuna. La homosexualidad fue ilegal en el Reino Unido hasta 1969.

See Emily Play es un hat trick, obra de un talento sobresaliente. Al parecer está dedicado a una "colegiala psicodélica", hija de un aristócrata, que solía frecuentar el mítico club UFO.

Barrett nació en Cambridge el 6 de enero de 1946. En lugar de dedicarse a gilipolleces como jugar al balonpesto, cuando era niño aprendió a tocar el piano, el ukelele, el banjo y la guitarra. Es la diferencia que hay entre el arte y la cosa esa del deporte. Hoy, la música de Syd es un mito para millones de personas en el mundo, mientras que Bobby Charlton [futbolista de la selección de Inglaterrra/Copa del Mundo 1966] sólo es un "grato recuerdo". Es necesario saber QUÉ es lo que "marca la diferencia".

Cuando era adolescente, Syd Barrett formó una banda, Geoff Mott & The Mottoes. En 1962, la banda se separó, y Barrett comenzó a tocar versiones de los Beatles en fiestas y picnics. Al año siguiente, comenzó a escribir sus propias canciones. En 1964, se trasladó a Londres para estudiar pintura en la Escuela de Artes de Camberwell. Barrett se encontró allí con Roger Waters, a quien conocía desde sus días de escuela en Cambridge. Waters había formado una banda con Richard Wright y Nick Mason, que se llamó primero The Sigma 6, y más tarde The Tea Set. Cuando uno de sus miembros salió del grupo,  Barrett se incorporó. La banda pasó por cambios de integrantes y de nombre adicionales, pero en el verano de 1965, se comenzó a usar el nombre de Pink Floyd, un homenaje a dos músicos de blues de Estados Unidos, Pink Anderson y Floyd Council. Más tarde, ese año, entraron en un estudio por primera vez. Grabaron algunas versiones de los Beatles junto con tres canciones de Barrett: Double O Bo, Butterfly y el mencionado Lucy Leave. En esa época, al parecer, se sitúan sus primeros contactos con el LSD.

En 1966, encontraron un manager y pasaron a ser una banda a tiempo completo. En 1967 la banda grabó su álbum de debut, el mítico The Piper at the Gates of Dawn. Ahí Barrett vuelve a lucirse con Astronomy Domine, Matilda Mother y el genial The Gnome.

A mediados de ese año, el comportamiento de Barrett se hizo más inusual, y muchos lo atribuyeron a un brote psicótico inducido por el LSD. En un concierto comenzó a desafinar lentamente su guitarra en el escenario; en otro, no tocó un solo acorde en todo el espectáculo. Se explica que, solo en el camerino, nervioso porque no podía peinarse, machacó unas pastillas de Mandrax, las disolvió en una jarra y se lo arrojó por encima. El efecto bajo las intensas luces hizo que le salieran burbujas en la cabeza. Parecía que se le estaba disolviendo el cerebro. En apariciones en televisión, dio respuestas de una sola palabra a las preguntas de los entrevistadores o simplemente les perforó con una mirada penetrante y permaneció mudo.

Hay que imaginarse lo que fue el Summer of Love londinense en 1967. El día era una orgía completa aderezada con marihuana, LSD y sexo desenfrenado. El hippismo recién llegado a la capital británica estaba dispuesto a romper la barrera del sonido. Iban a quemar sus velas como si el mundo se estuviera acabando. Y muchos pagaron un precio muy alto en medio de semejante desenfreno. Algunos podrían decir "que me quiten lo bailao". Yo todavía no lo tengo claro.

Durante su gira de 1967 con Jimi Hendrix , la banda tuvo que traer un guitarrista sustituto cuando Barrett no se presentaba. Hacia final de año, se contrató a David Gilmour como segundo guitarrista para cubrir sus ausencias. El 6 de abril de 1968, Pink Floyd anunció que Barrett ya no era un miembro de la banda. En los años 70's, alcanzaron los puestos más altos de la listas y se hicieron varios homenajes a Barrett, como Shine on You Crazy Diamond, o el explícito Wish You Were Here. Cuentan la anécdota de que un día, en el estudio, se presentó un tío gordo y calvo que nadie sabía quien era. Poco después de que se marchara supieron que se trataba de su antiguo compañero.
El Cabeza de Chorlito se Ríe...

Después de salir de Pink Floyd, Barrett lanzó dos álbumes, The Madcap Laughs y Barrett, donde su talento vuelve a salir a la superficie con dos temazos impresionantes: Octopus y Baby Lemonade. Pese a ello, Syd sólo realizó un concierto entre 1968 y 1972.

Desde hacía años permanecía recluido por largas temporadas en la casa de su madre en Cambridge. En 1978, se fue a vivir con ella de forma definitiva y se dedicó a pintar y a trabajar en su jardín. Su madre se convirtió en un celoso guardián y no dejaba que nadie se acercara a él. Lejos del fulgor de los focos, Barrett se molestaba cuando los paparazzi merodeaban la casa. No tenía ningún interés en hablar con ninguna persona que no fuera de su círculo familiar más cercano, especialmente con su hermana Rosemary.

A pesar de que fue hospitalizado brevemente, nunca le fue diagnosticada oficialmente ninguna enfermedad mental.

En 1996, Barrett fue incluido en el Salón de la Fama del Rock and Roll como miembro fundador de Pink Floyd, pero no asistió a la ceremonia.

Barrett murió de cáncer de páncreas el 7 de julio de 2006 a la edad de 60 años, en Cambridge, Inglaterra.

Esta fue una de sus última apariciones antes de morir:

Entradas populares

Goya

Paul is dead: una teoría completamente falsa

III Guerra Mundial

The Baader-Meinhoff Complex

Televisión, la droga de las naciones

Extraterrestres

National Taurographic

Vampiros

Etiquetas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...