Psychobúsqueda

20130124

La fimosis en la Biblia

La Biblia es un libro que según dicen los cristianos contiene la base moral de nuestra civilización. Tanto el judaísmo, como el cristianismo y el islam tienen como base una serie de tradiciones orales que no son más que chorradas inmundas. Una de esas gilipolleces está en el Génesis. Como se verá, la historia es, como mínimo, truculenta.
 
Jacob, jefe de un nutrido clan semninómada de israelitas, padre de doce varones y otras tantas mujeres, se asienta en las tierras de una ciudad de Canaan con sus rebaños de ovejas. Pronto, trabarán relaciones más o menos amistosas con los habitantes de la ciudad. Éstos les invitan a una celebración como señal de buena vecindad. A la consecuente fiesta acude (sola, al parecer) Dina, una de las hijas de Jacob. Ésta se siente atraida por Siquem, hijo de Jamor, príncipe de esas tierras. El chico, a su vez, también siente atracción por Dina. En la fiesta se danza y se bebe algo de vino. Dina ha hecho algo tan natural y 'social' como trabar amistad con sus vecinos. Pero la fiesta acaba un poco mal debido a la penosa educación de hace 4.000 años, que es donde aún viven los cristianos y sus adláteres de las otras sectas. Siquem, un poco salido, intenta camelarse a Dina y, de forma poco paciente y caballerosa, la fuerza. Es decir: la viola.

Según múltiples páginas cristianas que acabo de visitar, eso se debe a la desvergonzada conducta de Dina, una niña malcriada que ignorante de los peligros de los que Dios nos advierte, acude a una fiesta profana, como una vulgar golfa, para "ver y ser vista". (sic) En lugar de deplorar la actitud de Siquem, el violador, tachan a la hija de Jacob de desobediente, ligera, presumida, poco consciente, maleducada y, por supuesto, puta.

Pero cuidao, que la historia no acaba aquí. Al volver al campamento y enterarse de ello su virtuoso padre, el drama comienza a fraguarse. Dina tiene 12 hermanos varones, 11 de los cuales se pasan el día en medio de un pedregal con el único entretenimiento de ver pastar a sus ovejas. O sea que son más brutos que un arao. Al llegar la noticia de la violación a oídos de éstos, se arma la de Dios, y nunca mejor dicho. Los fornidos hijos de Jacob no están para hostias. Esta tribu de trogloditas, germen del futuro estado de Israel, se hacen célebres después por vender como esclavo a su hermano José, por la envidia que les provocaba el favoritismo de Jacob hacia éste. Este es otro de los capítulos de una larga saga, pero da buena cuenta de como las gastaban estos sionistas primitivos.

En esta ocasión, inmediatamente decretan que su hermana Dina ha sido "tratada como una puta" por Siquem. Los planes de venganza se materializan rápidamente en su mente calenturienta. Siquem, el violador, y su padre se disculpan de lo sucedido en la fiesta y tratan de llegar a un pacto. Habida cuenta que en aquella época era una costumbre muy extendida que la violada se casara con su violador y que, a fin de cuentas, la atracción entre Dina y Siquem, pese al inopinado polvo, era un hecho, al final llegan a un acuerdo. Dina se casará con Siquem, habrá una generosa dote y, así, ambos pueblos podrán coexistir y formar una sola nación. Los israelitas podrán formar familias con los naturales, comprar tierras y hacer negocios. A Jacob, a pesar de la violación de su hija adolescente, esto le parece bien. Pero hay un problema...

Jacob les dice a los canaanitas que deben convertirse a su religión y que para ello... ¡tienen que hacerse la circuncisión! Sí, como lo oyen: todos los varones de la ciudad deben operarse de fimosis para que el Dios de Jacob los acepte en su seno.
[Un momento, que me voy a reir un poco: JAJAJAJA!!!!]
Hay que imaginarse esta situación dolorosa, a la vez que cómica: cientos de hombres cortándose la piel sobrante del prepucio solo para que una pareja pueda casarse y que Dios no entre en cólera. Imaginemos los horribles dolores de entrepierna, al practicarse esa operación sin anestesia y con cuchillos oxidados. Imaginemos la fiebre alta de todos los varones de la ciudad, debido a las infecciones. Imaginemos la cara de pasmo de todos los ciudadanos cuando el Rey les anuncia que, para que su hijo se pueda casar, todos ellos deben recortarse la piel de la polla. Y en esto se supone que descansa la "base moral" de la religión.

Los hermanos de la muchacha, obviamente, intuyen que durante tres días los canaanitas sufrirán severos dolores y fiebres que les dejarán muy debilitados. Así pues, aprovechan tan favorable coyuntura para pasar a cuchillo a los recién operados, en una reyerta caló sin precedentes en la Historia. Que le dé un poco de aire al glande tiene un precio.

Vamos, que la Biblia no cesa de darnos "lecciones" de las que debemos reflexionar. Y, sobre todo, chistes que han perdurado hasta nuestros días. Raro es que Monty Phyton no hicieran una parodia sobre esto en su día. Aunque en Año 1, una película más reciente, sí se acordaron de este pintoresco suceso.

El rapto de Dina: un melodrama bíblico - Aurora Israel Digital

11 comentarios :

  1. Hay tribus que no tienen que ver con el cristianismo que también lo hacen como ritual de madurez. Pero independientemente de eso, "Mi lucha" de Hitler es un cuento de hadas al lado del Antiguo Testamento, y el Nuevo Testamento está suavizado pero sigue con los preceptos del Antiguo Testamento, sobre todo gracias al puto San Pablito. Me he leído 2 veces la Biblia al completo, los Evangelios Apócrifos y el Corán, y ya le dediqué una actualización a las 3 maldiciones monoteístas. Tanto por estos motivos como por defender el animalismo, que en la Biblia, que es un conjunto de libros contradictorios entre sí,
    se pueden encontrar referencias a la defensa de los animales no humanos (y muchas más de las que aparecen en este link, que el fotolog tiene límite de caracteres), siempre estoy "lidiando" con amigos que siguen diferentes ramas del cristianismo, pero no vale para nada porque la razón no va de la mano con la fe, y dicho sea de paso, tampoco la moral con la ética, 2 conceptos diferentes que se siguen confundiendo. Así que que hagan lo que quieran. A mí me interesa antropológica e históricamente y ver la repercusión que ha tenido y sigue teniendo, pero frente a otras religiones paganas del pasado, dios qué manía les tengo a los hebreos que tanto se victimizaban para luego robarles sus mitos a esas otras religiones, como ocurrió con La Epopeya de Gilgamesh.

    ResponderEliminar
  2. Interesantísimo. La biblia contiene un puñado de historias que ni los mejores comics, en estos momentos me estoy imaginando las infecciones de todos los machos del lugar. Bestial.

    ResponderEliminar
  3. Ya publiqué algún que otro chiste de este genial libraco en post anteriores. Cualquier culebrón venezolano se queda en bragas en comparación con los escándalos sexuales y criminales del antiguo testamento. Y desde luego la saga continuará.....

    ResponderEliminar
  4. Josu: ¿la razón no va de la mano de la fe? Claro. De la misma forma que no se puede hacer un yogur de uralita.

    ResponderEliminar
  5. Sí que conozco a creyentes capaces de manejar la razón (los filósofos racionalistas más importantes de la historia fueron creyentes cuando comenzó la corriente racionalista), pero son excepciones ya que en esos casos son creyentes al margen de libros sagrados con dogmas de fe. Los dogmas, más que la fe, son los que entran en guerra con la razón.

    ResponderEliminar
  6. Ahora resulta que tus amigos creyentes saben manejar la razón. Evidentemente. Arisóteles es mucho más importante que Jesucristo. No sé que sería de ellos si sólo tuvieran Fe.

    Los dogmas no son más que la exacerbación de la Fe. Fe quiere decir creer a ciegas en algo porque sí, sin ninguna premisa, sin ninguna evidencia y sin ninguna verguenza.

    ResponderEliminar
  7. Por cierto Peter. Esta historia contiene spoilers, le aviso. Los mismos brutos sionistas después vendieron a su hermano José a los moros. Este fue llevado a Egipto como esclavo, pero como era un judío listillo se acaba convirtiendo en Secretario del Tesoro del Faraón. Lo sepa usted.

    ResponderEliminar
  8. Ya sé lo que es la fe y la diferencia entre creer y saber, y soy ateo, y por supuesto que infinidad de filósofos han sido más importantes que Jesucristo que ni se sabe si existió, pero insisto en que la mayoría de esos filósofos fueron creyentes, desde Aristóteles hasta Descartes, Newton y Darwin, que ateos como Nietzsche no eran racionalistas sino irracionalistas (como yo), y que alguien puede ser creyente pero estar en contra de cualquier tipo de organización institucionalizada que marca dogmas de fe por encima de la razón, limitándose a creer en un Dios pero luchando contra esos dogmas que justifican prácticas contrarias a la ética. Quizás esta gente sea deísta sin saberlo ya que ese término no se utiliza actualmente, pero no es incompatible ser creyente con estar en contra de dogmas aunque sé de sobra que son excepciones. Ya podrían muchos ateos tener el sentido de la ética que tiene gente como el obispo esenio de tarragona Ramón Mañè al que entrevistan en "Animal: El documental". Pero independientemente de todo lo que he dicho, le doy la razón a Peter en todo, que no es incompatible, postura que comparto y que ya he dejado patente en algunas de mis actualizaciones.

    ResponderEliminar
  9. Pero a verRRR... la circuncisión y la fimosis son lo mismo?

    ResponderEliminar
  10. A éstos los circuncidaban a todos, con o sin fimosis. Yo estoy circuncidado porque tenía fimosis. Muchos actores porno se circuncidan por estética.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares

Goya

Paul is dead: una teoría completamente falsa

III Guerra Mundial

The Baader-Meinhoff Complex

Televisión, la droga de las naciones

Extraterrestres

National Taurographic

Vampiros

Etiquetas