Psychobúsqueda

20140202

F.I.D.: Faul is dead

Estudios Abbey Road, 9 de noviembre de 1966. 3:30 AM.

Después de tomarse un colacao en mal estado, los cuatro Beatles interrumpieron el ensayo. Paul estaba ensimismado. Tenía la sospecha de que los otros tres estaban confabulados y querían echarle del grupo. 
De forma sutil, Lennon no paraba de incluir pistas al respecto en las portadas de los discos...



Los dedos de Paul se habían quedado encallados en las cuerdas del bajo y tocaban mecánicamente una melodía que se le acababa de ocurrir. Los otros tres integrantes de la banda le miraban asqueados. 

 -A ver, Paul, guapetón -se quejó John-, ¿qué se supone que es eso... una canción? 

Paul iba tan flipao que respondió como si otro ser habitara su cuerpo. Con la mirada suspendida en el vacío dijo: 

-Es un tema que acabo de componer. Se llama Obladi-Oblada. Si se reproduce del revés suena Adalbó-Idalbó que es una morsa tántrica que vive en los pantanos del Nepal. Aunque también sirve como anuncio de galletas. Quiero que aparezca en el nuevo disco. 

Ringo, John y George le observaron alucinados. La canción era un truño espantoso que podía hundir su carrera. Era peor que el canto de una gallina violada por Jimmy Savile. Lennon le envió un whacháps a la Yoko Ono y la bronca no tardó en llegar. 

 -¡De eso ni hablar! -le mensajeó su mujer-. Dile que el nuevo álbum se abrirá con Revolution 9

McCartney suspiró de forma impaciente. Reconoció haber recibido presiones del MI5 y de los illuminati para componer una pachanga que le gustara a los fans de Jesucristo. Además, Brian Epstein le había amenazado con meterle una ficha de dominó por el c... Pero John y los demás le observaban con desprecio. No podían concebir semejante falta de vanguardismo. Paul entonces se envalentonó: 

-¿Adónde queréis llegar con eso? ¡Revolution 9 es una rallada! ¡Nos acusarán de ser satánicos! 

Hubo una violenta pelea. La moda de escacharrar la guitarra contra el suelo y pegarle fuego se inventó en ese momento. Paul estaba indignado, cogió la puerta y se marchó a dar una vuelta.

Los restos del Aston Martin de Paul
El resto es una historia harto conocida. Paul se distrajo mirando una chica en minifalda y no vio la luz roja en un cruce. A consecuencia del choque, su cuerpo quedó totalmente descuartizado. Poco después, su Aston Martin se incendió y explotó, a consecuencia de lo cual el cadáver quedó carbonizado. Era un lugar poco concurrido y no hubo testigos. De hecho, los restos del coche continuan allí. Muchos creen que se trata de una escultura vanguardista de Antoni Tàpies. 

Vale, ¿y ahora qué? 

Al ver que McCartney no volvía, dedujeron lógicamente que se había estrellado con su coche y que no quedaba rastro de él. Las consecuencias de todo ello podían ser nefastas para su cuenta corriente. John le envió otro whatschapps a la Yoko y ésta ordenó hacer un casting para encontrar un doble. Al día siguiente publicaron un anuncio en el Daily Mirror y a las siete de la tarde se habían presentado 300 candidatos que se parecían bastante.
El ganador fue Faul Campbell [izquierda] Se sometió a una lobotomía y unas pocas operaciones de cirugía y quedó exactamente como una réplica de Paul McCartney [derecha] Un experto en dicción le enseñó a hablar con acento de Liverpool. Un profesor de música, a tocar el bajo como un zurdo. Un gigoló italiano, a engañar a su novia, Jane Asher, para que no se diera cuenta del cambio. El éxito fue total. 

Fue total, hasta que un aciago día de 1969 un avispado periodista de Chicago comenzó a analizar las portadas de los discos y se dio cuenta de las pistas de Lennon para avisar del fraude. 
La portada de Abbey Road se analizó con infrarrojos, detectándose que Faul era un intruso que no iba en la misma dirección que el resto de la banda. Se hizo una peli de ello, llamada "Algo pasa con Macca".
Entretanto, los tres Beatles descubrieron que Faul era incluso más hortera que Paul y que le gustaba Obladi-Oblada. No pudieron evitar que el tema saliera publicado, al recibir presiones desde el Palacio de Buckingham y el 10 de Downing Street. Eso provocó la disolución de la banda y suicidios masivos entre los fans. Así que decidieron vengarse de Faul.

Faul es Michael el Latas
Lennon llamó a Charles Manson y le pasó Revolution 9 al revés. Éste tuvo una reacción psicótica inmediata y ordenó a su familia al completo matar a Faul. Mientras el falso McCartney dormía con Linda Eastman le secuestraron y le llevaron en un buque de carga hasta el desierto de Los Angeles. Allí habían planeado convertirlo en carne picada, pero Manson había leido un libro del Dr. Menguele y tuvo una idea mejor. Sometieron al falso Beatle a electroshocks continuos y a una serie de baños con ácidos y al final Faul quedó convertido en una nueva estrella del pop...

¡Había nacido... Michael el Latas!

Entretanto Linda McCartney contactó con los illuminati y con James Bond para buscar un sustituto para Faul Campbell. Los servicios secretos montaron un espectacular operativo y en 8 horas encontraron un sustituto de Faul. Es lo que en el mundillo de la inteligencia se llama un agente doble del doble. Éste es el "McCartney" que conocemos actualmente.
Paradojas que tiene la vida, en 1984, Faul, o sea Michael el Latas, se vengó de la putada que le había hecho Lennon comprando a tocateja 260 canciones de The Beatles. Y con el dinero de los derechos se compró un parque de atracciones muy parecido a Disneylandia, donde podía jugar con sus amigos, los niños.

Al final se fueron todos a su casa: come togheteeeer
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares

Goya

Paul is dead: una teoría completamente falsa

III Guerra Mundial

The Baader-Meinhoff Complex

Televisión, la droga de las naciones

Extraterrestres

National Taurographic

Vampiros

Etiquetas