Psychobúsqueda

20140814

Hannah Arendt, o cuando pensar representa un problema

En 2012 se estrenó una película alemana sobre Hannah Arendt, dirigida por Margarethe von Trotta y protagonizada por Barbara Sukowa. Narra la visita a Jerusalén de la hoy célebre filósofa judía, con motivo del juicio a Adolf Eichmann. La película puede ser buena o mala, pero resalta la victoria del pensamiento complejo contra los convencionalismos llenos de clichés, estereotipos e ideología condicionada. Punto importante a resaltar.

Una breve reseña biográfica de esta señora demuestra su sólida arquitectura intelectual y su clara vocación sionista. Nació en Hannover [Alemania] en 1906 en el seno de una familia judía. Era una familia que de no ser por los nazis jamás habría tenido conciencia de ser judía. A los 14 años Arendt  había leído Crítica de la Razón Pura de Kant con lo que demostraba que además de lista era valiente. A los 17 años se fugó a Berlín y se leyó todos los libracos de Kierkegaard. Consiguió entrar en la Universidad de Marburgo, donde conoció a Martin Heidegger, un profesor de filosofía que se convirtió en su amante. Más tarde, Heidegger ingresaría en el NSDAP [Partido Nazi para los amigos], lo que provocaría la ruptura entre ambos.
Durante su estancia en la Universidad, la pujanza de los nazis era cada vez más evidente. Las consecuencias de la escalada al poder de los secuaces de Hitler no hacían presagiar nada bueno. Arendt comenzó a trabar relaciones con el sionismo a través de su amigo Kurt Blumenfeld. En 1932, por indicación de éste, trabajó en una organización judía que daba alojamiento provisional a fugitivos. En julio de 1933 fue detenida y pasó unos días en los calabozos de la Gestapo. Ese mismo año se fugó a Francia, donde su compromiso con el sionismo se consolidó. En 1937, los nazis le retiraron la ciudadanía alemana. A principios de 1940, con la invasión alemana en ciernes, las autoridades francesas deportaron a la mayoría de extranjeros de origen alemán. A las mujeres las concentraron en un velódromo. Mas tarde, Arendt estuvo algunas semanas en el campo de internamiento de Gurs. Consiguió fugarse y gracias a un periodista norteamericano consiguió, junto con su marido Heinrich Blücher, pasaportes para viajar a Lisboa. Y de ahí dieron el salto a los EEUU:
No le fue difícil a Hannah Arendt conectar con la élite más intelectualoide del mundo, radicada en Nueva York, muchos de cuyos miembros son judíos o descendientes de ellos. Al principió sobrevivió con una pequeña beca y escribiendo artículos para algunas revistas. Su actividad sionista continuó, pero comenzó a tener algunas discrepancias con la concepción sionista del mundo. Tanto es así, que en 1948 escribió una carta abierta contra la visita a Nueva York del terrorista criminal judío Menájem Beguin, quien llegaría a ser Primer Ministro de Israel entre 1977 y 1983. A principios de los años 50's se publicó Los orígenes del Totalitarismo, definida como algo más que una mera compilación historiográfica. Arendt critica con dureza el pensamiento causal de los historiadores a la hora de analizar las raíces del antisemitismo.

En 1951 le fue concedida la ciudadanía norteamericana, después de ser apátrida durante 14 años.

La captura de Eichmann

Como es harto conocido, en 1960 Simon Wiesenthal dio con la localización de un criminal nazi residente en Argentina que se camuflaba bajo el nombre de Ricardo Klement. Se trataba en realidad de Adolf Eichmann, ex-Obersturmbannführer [teniente coronel] de las SS, considerado uno de los máximos responsables del Holocausto. Wiesenthal no tenía medios para su captura, así que trasladó su información al Mossad israelí. Éstos organizaron rápidamente una operación rocambolesca para su  secuestro y posterior traslado a Jerusalén. Ni que decir tiene que la actuación fue claramente ilegal, al tratarse de un comando armado que operaba dentro del territorio de un país soberano.

Las reglas a veces hay que usarlas de papel higiénico. Moralmente el Estado Hebreo estaba legitimado para capturar a un criminal nazi. Cabe deducir que hubieran esperado siglos a que Argentina extraditara a "Ricardo Klement". Pero es una demostración más de que el Estado de Israel se considera a si mismo por encima del Bien y del Mal. El mismo derecho a pedir justicia sobre Eichmann lo tenían los zíngaros rumanos, los homosexuales holandeses, los republicanos españoles, los comunistas alemanes o los prisioneros del ejército soviético. El mito de que todos los que murieron en los incipientes campos de exterminio nazis eran de "raza judía" es infantil hasta el paroxismo. La "raza judía" es una fantasía paranoide, tanto como la "raza aria" inventada por Hitler.
Eichmann llegó a Israel en mayo de 1960 y rápidamente organizaron un juicio espectáculo retransmitido por TV. La televisión era un medio que estaba comenzando a llegar a todos los hogares, de lo que se deduce que el Estado de Israel necesitaba una gran operación de propaganda para reafirmar su identidad. Los motivos son difíciles de saber, pero la operación de propaganda es hoy en día evidente.

Arendt va a Jerusalen

La revista intelectualoide neoyorquina The New Yorker decidió enviar a Arendt como corresponsal al juicio contra Eichmann. Condicionada por su ideología sionista, ella esperaba encontrar en Eichmann la típica salchicha bratwurst surgida de las SA. El pensamiento convencional apuntaba hacia un alcoholizado y fanático antisemita que estallaría en un discurso violento y visceral. Pero, como siempre, el pensamiento convencional estaba equivocado. El caso estaba listo para una ejecución de arquetipos que Arendt, con su inteligencia, comenzó a desmontar desde el principio.

Lo primero que le sorprendió fue la vulgaridad del personaje. La inserción de una frase como La banalidad del Mal levantó no pocas ampollas entre la "opinión pública", incluso entre la más intelectual. Eichmann no respondía a ninguno de los tópicos teledirigidos que nutren al gran público. No era cuestión de defender al personaje, y menos su "obra". Pero la Sra. Arendt se percató de que el show organizado en Jerusalén tenía un guión preescrito del que no se podía discrepar. Aquel criminal nazi protegido tras un cristal antibalas era gris, decepcionante, aburrido, mediocre y vulgar. No se podía concebir de ningún modo que aquel tipo ceniciento organizase por si solo el Holocausto.

Hay gente que tiene la suerte -o desgracia- de ver a simple vista el lado más miserable de la especie humana. La gente está dotada de una carcasa transparente que permite contemplar lo que hay en su interior. Estamos expuestos a nuestro historial, nuestras palabras, nuestros actos, nuestros gestos, nuestra cara, nuestros ojos... Nada escapa a un buen observador de la naturaleza humana.
Meterse dentro de Eichmann no es difícil. Antes de ingresar en las SS, su curriculum apenas contaba con su experiencia como administrativo en una compañía de distribución de keroseno. El vulgar y anodino Adolf había encontrado su razón de ser en el control del transporte de una mercancía flatulenta. Auspiciado por el principal sicario de Himmler, Reinhard Heydrich, el burócrata Eichmann, fiel lameculos de su amo, comenzó a sentirse importante. Vanidad, falta de discernimiento, oportunismo, complacencia, aceptación social, convencionalismos, modas raciales de última hora, etc. le ayudaron a adoptar un rol en el que se sentía cómodo. Actuar irracionalmente es fácil cuando el Mal está claramente estigmatizado y las coartadas morales muy bien definidas por la propaganda. Para muchos de estos individuos era completamente imposible resistirse al peso y la seducción de la Estructura. Lo mejor era aprovechar la ocasión, inyectarse amnesia y correr un tupido velo. Resumen: Eichmann era sólo una hiena que transitaba por los pasillos del Poder, un correveydile que acometía de forma diligente sus "órdenes" sin plantearse en ningún momento si eran amorales, inmorales, responsables, irreflexivas o una auténtica horterada. 

Arendt: "A pesar de todos los esfuerzos de la fiscalía, todo el mundo podía ver que este hombre no era un monstruo, pero era realmente difícil no sospechar que fuera un payaso. Y como esta sospecha hubiera sido fatal para el buen fin del juicio y a la vez era bastante difícil de sostener en vista de los sufrimientos que él y sus semejantes habían causado a millones de personas, sus peores payasadas se tomaron escasamente en cuenta y casi nunca se informó de ellas".

Eichamnn no había nacido para pensar; él sólo había venido al mundo para representar el papel de un diligente lacayo que obedecía "órdenes" sin rechistar.

Lo más grave de todo: cualquiera de nosotros es un Eichmann en potencia. Sólo hace falta una atmósfera turbulenta, escasa capacidad crítica, un mucho de oportunismo y una falta absoluta de verguenza. Esa fue la desoladora conclusión de Hannah Arendt. Ella fue la única que se dio cuenta de la banalidad del individuo, en medio de una orgiástica y virulenta atmósfera de fanatismo y venganza.

En este video, la Dra. Sussane Urban presenta documentos sobre la organización del Holocausto, donde se demuestra la sofisticada planificación del mismo. En el frenesí asesino estuvieron implicadas grandes empresas, bancos, responsables de los ferrocarriles, etc. El aparato burocrático nazi jamás envió una "orden" explícita para matar  judíos. Hitler, Goering, Goebbels y Himmler tan sólo "evocaban" sus deseos antisemitas mediante directivas eufemísticas. El propio término "Solución Final" era una de las muchas tangentes con las que la cúpula nazi sublimaba sus deseos hacia el estrato burocrático inferior. Es decir: yo lo dejo ahí y vosotros ya sabeis lo que tenéis que hacer. Nadie se quería hacer resposable del mayor genocidio de la historia. 

En la Conferencia de Wannsee, donde supuestamente se decidió el exterminio de todos los judíos de Europa, no habia ningún representante de la cúpula nazi. Reinhard Heydrich, y su diligente y competente administrativo, Adolf Eichmann, organizaron un divertidísimo finde de alto nivel gourmet, aunque paradójicamente la jerarquía nazi asistente era de bajo grado. La versión oficial dice que organizaron de forma eficiente el exterminio total. Fue una idea de subalternos. Himmler y Hitler no sabían nada de nada. Increible, vamos.

Es del todo ridículo considerar que un burócrata piltrafilla como Adolf Eichmann fue el único responsable del exterminio de 6.000.000 de judíos. De hecho, Eichmann ni siquiera estaba en la lista de criminales nazis juzgados "en ausencia" en los juicios de Nuremberg. Su nombre salió porque uno de los acusados, dispuesto a liberarse de culpa, lo mencionó. De lo contrario, hoy en día Eichmann podría ser un completo desconocido. Tal era su insignificancia.

La novelista y periodista norteamericana Martha Gellhorn comentó: "Estamos tratando, en vano, de responder a la misma pregunta: ¿Cómo es posible? Se ve como un ser humano, es decir, un ser humano como los demás hombres".

Hay todavía algunos puntos oscuros en la historia de este personajillo. Resulta más que evidente que Eichmannn no aprobaba los presupuestos para construir campos de exterminio, ni era el responsable de fabricar el Zyklon B, ni acompañaba en persona a los judíos a los trenes de ganado. No:  Eichmann era sólo un obediente oficinista, dispuesto en todo momento a satisfacer los deseos más íntimos de sus jefes. Durante el juicio aseguró de forma repetida no ser otra cosa que una minúscula rueda dentro de un gran engranaje. También aseguró no haberse enrriquecido con el patrimonio de los deportados, cosa que no es creíble en ningún modo. Amasó una gran fortuna, sin duda alguna.Y acabada la guerra, cabe sospechar que su huida a través de la Ruta de las Ratas y su contacto con la misteriosa organización vaticana que le facilitó el pasaporte de la Cruz Roja a nombre de "Ricardo Klement" acabó con su fortuna casi con toda seguridad.  Debió ser uno de los pasaportes falsos más caros de la historia.

Cuando llegó a Argentina "Klement" estaba con una mano delante y otra detrás. Trabajó como hidrógrafo para Capri, una firma con capital alemán. Se mudo varias veces, sin evidenciar en ningún momento un alto nivel de vida. Intentó montar una lavandería y una granja de conejos. Ambos negocios fracasaron, lo que no deja de ser chocante en un tipo que se supone era un genio de la planificación. En 1952 fletó a su familia desde Alemania de forma silenciosa. En el momento de su captura estaba trabajando en una planta de Mercedes Benz y vivía en una barraca situada en un suburbio de Buenos Aires cuyas calles estaban casi sin asfaltar. Tampoco es cuestión de sentir pena por Eichmannn. Era uno de esos tipos que merecería resucitar sólo para volver a matarlo. Pero estas cuatro pinceladas de su estancia en Argentina no ayudan a comprender su supuesta importancia.

Arendt vio cosas muy parecidas en el patético hombrecillo de la jaula de cristal e hizo una visisección profunda del personaje. El monstruo se había convertido en un hombre vulgar de la calle.

Consecuencias

La Sra. Arendt tituló su escrito Eichmann en Jerusalén y The New Yorker lo publicó en cinco partes. Lo que el pensamiento condicionado demandaba en ese momento era un duro alegato plagado de tópicos para saciar el morbo de la precocinada opinión pública estadounidense. De ninguna manera esperaban conclusiones como que Eichmann era un don nadie y un mediocre funcionario. Además, Arendt se atrevió a cuestionar el oscuro papel de los Consejos Judios, quienes colaboraron abiertamente con la oficina de Eichmann -la Sección IVB4- para facilitarle listas de deportados. De seguro, los judíos menos influyentes, y los más pobres, debieron nutrir dichas listas.

Las ampollas se podían ver por encima del Empire State. Arendt no se había mordido la lengua y no se lo perdonaron. Recibió presiones de diversas organizaciones sionistas. Muchos de sus compañeros intelectualoides le retiraron la palabra. Fue investigada por el FBI. Incluso estuvieron a punto de retirarle su cátedra en la Universidad de Princeton. 

Todo, por decir verdades como puños.

La película se puede ver aquí: Hannah Arendt Online

20 comentarios :

  1. La cuestión de la colaboración de los Judios con el régimen nazi durante la persecución y el exterminio de los judíos europeos es uno de los temas más difíciles y delicados que rodean el Holocausto. ¿Cómo puede la gente ser obligados a cooperar en su propia destrucción? ¿Por qué iban ayudar a las autoridades nazis completan su propio pueblo para su deportación, la gestión de los "puntos de recogida" y gastos de las personas que están siendo deportados hasta el último momento? Este libro es un estudio importante de la función de los Judios, y más específicamente la "Judenrat" o Consejo Judío, en el Holocausto de Viena. Fue en Viena que Eichmann desarrolló y puso a prueba su modelo para una política judía nazi a partir de 1938 en adelante, y los líderes de la comunidad judía vienesa fueron los prototipos de todos los consejos judíos posteriores. Mediante el estudio de la situación en Viena, es posible obtener una visión única de la forma en que el régimen nazi incorporó la comunidad judía en su maquinaria de destrucción. Basándose en los archivos recientemente descubiertos y entrevistas extensas, Doron Rabinovici explora en detalle las acciones de los particulares Judios y organizaciones judías y muestra cómo todas sus estrategias para protegerse a sí mismos y otros fueron condenados en última instancia, al fracaso. Su relato rico y profundo nos permite comprender de un modo nuevo la terrible realidad de la difícil situación de la víctima: frente a la difícil elección de la muerte o la cooperación, muchos optaron por cooperar con las autoridades en la esperanza de que sus acciones pueden llegar a ser la mal menor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan:

      Por ahí leí hace tiempo que los contactos de las altas instancias del sionismo con el régimen nazi fueron intensas. Ambos estaban interesadísimos en buscar una solución "nacional" para el "problema judío". Nazi y Sionismo eran dos fenómenos que se retroalimentaban. Los imbéciles de los nazis son culpables de que los sionistas sean hoy un poder en la sombra que controla el mundo. Si no les hubiera dado por perseguir a los judíos sus descendientes serían hoy checos, húngaros y alemanes normales y corrientes. Y del sionismo no quedaría ni el recuerdo. La Historia ha demostrado que Hitler era un idiota. Al principio tuvo suerte debido a la pasividad de las otras potencias. Pero luego se vio claramente ue toda su paranoia política era propia de un loco. Perseguir a los judíos, en lugar de buscar su colaboración [muchos hubieran estado encantados...] fue su mayor error.

      Eliminar
  2. Bravo Sr. Pinch: me encanta como describe usted la conversión de esta piltrafa humana en Dios. Es obvio que cuando uno no tiene pelos en la lengua sólo cosecha problemas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dígamelo a mi. Opinar contra las tendencias mayoritarias supone contraer muchos riesgos.

      Eliminar
  3. bueno, a ver, himmler, goering, hitler, bormann,haydrich ,keitel, rosemberg, ribentrop y un largo etc. estaban muertos, así que le tenían que colar el marrón a alguien, no es cuestión de justificarle, para nada, pero este se comió un marrón, matarlo lo hubieran matado igual, pero ha quedado como el único y máximo responsable del exterminio debido a su celo y entusiasmo en la labor, incluso dicen que se pasó por el forro las órdenes de himmler cuando este le ordenó detener el genocidio porque estaba intentando pactar la paz con los americanos, hizo oidos sordos y continuó enviando peña al campo.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El marrón está más que claro. Eichmann estaba condenado de antemano. Por delitos de superior categoría Albert Spear se comió sólo 20 años. La condena a Spear fue un ejemplo vergonzoso de eso que se llama CLASISMO. El tribunal de Nuremberg se tragó sus maneras de gran señor y su estrategia de "arrepentimiento" y su postura de distanciarse del resto de los acusados. Mordieron el anzuelo con un tipo que era un crimnal muchísimo peor que Eichmann. Los americanos llegaron con su postura moral calvinista y ese tipo se libró de que lo pelaran.

      Eliminar
  4. Hola, buen escrito Pinch. Hay mucha gente hoy en día que está empezando a cuestionar el asunto de las cámaras de gas. Al parecer sí hubo un intento de p`lanificar un exterminio sistemático que finalmente se quedó en un ensayo. La mayoría de los internos de los campos ,de la mas diversa procedencia, podían ser 'judíos' o todo lo que se considerase 'enemigo del Reich' murieron de agotamiento, desnutrición, tifus, maralaria y otras muchísimas causas. Empieza a cansar que sólo se se hable de '6 millones de judíos' y no se diga nada de los 27 millones de muertos que los nazis provocaron con su invasión de la Unión Soviética. Creo que sólo en el 'sitio' , una forma de llamar la asfixia de la poblaciónm en Leningrado, murieron cerca de un millón de personas, en lo que era una derivación del geto de Varsovia. Pero tú sólo oyes hablar de los getos judíos en Polonia. La propaganda sionista es casi tan mala como la propganda nazi, hay que tener muy en cuenta que Steven Spielberg y toda la industria del cine es lo mismo que el ministerio de propaganda de Goebbels.
    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que se parece entender 'Holocausto' se refiere a la intención manifiesta de toda la jerarquía nazi de elaborar un plan para acabar con los judíos. Hitler en Mein Kampf, Himmler, Goebbels y Goering, en diversas manifestaciones y mítines, lo dejaron más que claro. El 'Holocausto' no se refiere a los demás enemigos del Reich, que eran del más diverso pelaje, porque supeustamente los nazis no hicieron una planificación exclusiva para su exterminio. Pero la propaganda judía está tratando desde entonces de hacerle creer al mundo que los únicos perseguidos fueron ellos.

      Está más que claro que el futuro va a tener que reescribir la historia de la II Guerra Mudnial y, en especial, matizar muchos aspectos del exterminio nazi. La propaganda judía y la insistencia de que ellos fueron las únicas y más importantes victimas de los nazis tiene hoy un peso brutal en la opinión pública. El solo hecho de que negar la versión oficial del 'Holocausto' sea suficiente para que te acusen de nazi o que se secuestren libros que lo niegan es suficiente prueba de que hay algo que huele mal.

      Aunque, claro, cuando cierran una librería nazi por vender ese tipo de libros tampoco es que dé ninguna pena. Una cosa es poner los puntos sobre las íes y otra es darle cuerda a impresentables que 80 años después siguen diciendo que Hitler tenía razón.

      No: a ver nenes: Hitler era un imbécil, a ver si nos vamos enterando de una vez.

      Eliminar
    2. El ejemplo del sitio de Leningrado es buenísimo. Eso sí que fue un "gueto" como dios manda. Y todavía no hemos visto a Hollywood hacer películas sobre ello.

      Eliminar
    3. ASEDIO DE LENINGRADO 1941-1943
      [video]https://www.youtube.com/watch?v=wTfbfpKDams[/video]

      Eliminar
  5. En el gran esfuerzo para el genocidio participaron a su vez los socios Americanos de Hitler. General Motors, Standard Oil, Ford, ITT y un largo etc. para quienes las ganancias no tienen moralidad y son ajenas a la realidad política, incluso si se trata de un régimen asesino. "Nosotros solo estamos aquí para generar ganancias para nuestros accionistas".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr 2toievski, la empresa a la que usted se refiere es la filial de IBM en Alemania, no ITT, la que hizo las fichas perforadas de la pureza racial de la población; en esos tiempos ya se contaba con primitivos ordenadores que le permitían a Himmler hacerse unas hojas excel cada mañana para saber quien era totalmente judío, quien era 75% judío, 50% judío o tan sólo 25% judío, o bien 12.5% judío o incluso 6,25% judío.Había otras clasificaciones como comunista, gitano, miembro de la resistencia francesa, republicano español, eslavo, la peor de todas, quizás, gay-homosexual, borracho y drogadicto, putero que follaba con judías, etc. El archivo era muy completo. Todo gracias a la tecnología norteamericana.

      Eliminar
    2. Al respecto cabe ver películas basadas en las peleas entre SA y SS. En el momento en que Hitler subió al poder excluyó rápidamente al "ala izquierda" de su partido, aquella que había creido que estaba haciendo una "revolución socialista nacional" donde los obreros eran protagonistas. Las SS tomaron el mando y Hitler suscribió importantes alianzas con la oligarquía industrial, alemana y mundial. Nombres como IG Farben. Krupp, Hugo Boss y otros son muy familiares para todos. Y todos ellos hicieron su contribución al 'Holocausto'.Eso era un gran negocio para ellos. Cientos de expropiaciones, incremento de la producción, sindicatos domesticados, mano de obra esclava, etc. El capitalismo mundial se frotaba las manos con Hitler.

      Eliminar
    3. LOS SOCIOS AMERICANOS [CAPITALISTAS] DE ADOLF HITLER
      [video] https://www.youtube.com/watch?v=XMk_lqrd7gQ [/video]

      Eliminar
    4. [video]https://www.youtube.com/watch?v=XMk_lqrd7gQ[/video]

      Eliminar
  6. gggRrrrrrrrrrrrrrrr pinch vaya ladrillako joé!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. este perro mio si que es listo, juas juas y + juas!!!! !!!!

      Eliminar
  7. esta tía era adorable, he visto la peli, a mi me gustó.

    ResponderEliminar
  8. Lo que resulta evidente es que la VERDAD y la REALIDAD siempre molesta...
    [video]https://www.youtube.com/watch?v=E5RdFrinUUg[/video]
    "Lamento que la verdad le ofenda".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja!! Es genial el papel de Clark Gable en esa peli. Decir las cosas claritas siempre molesta, sobre todo cuando destruyen fantasias idealizadas. La realidad siempre es incómoda. En esa peli, además, hay otra escena de las guays, cuando ella, que es una pija del sur, le dice "¿qué va a ser de mi sin ti?" y él le responde: "Francamente querida, eso me importa una mierda".

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares

Goya

Paul is dead: una teoría completamente falsa

III Guerra Mundial

The Baader-Meinhoff Complex

Televisión, la droga de las naciones

Extraterrestres

National Taurographic

Vampiros

Etiquetas