Psychobúsqueda

20080914

Kubrick, un viaje sin retorno

Últimamente nos han llegado noticias de que tenemos críticos superilustrados montando campañas de desprestigio contra este blog debido a su falta de "documentalismo". ¡¡Humm, como mola que monten campañas en tu contra!! ¡¡Viva la caza de brujas!! Exhuming McCarthy!! Desde aquí animamos a estos Tarancretinos a seguir con ello. Al parecer, la polémica se inició porque un día decidimos atribuirle unilateralmente la nacionalidad británica al director de cine Stanley Kubrick, un lapsus que al parecer no está tan lejos de ser una verdad entrevelada. Hoy hemos decidido "documentarnos" y darle un repaso a tanto pedante que no comprende que un blog ni es Wikipedia, ni Aloha PopRock, ni el vademecum de la doctora Frikander. No, un blog es para buscar amistad y afinidades con la gente, no para hacer remakes de las páginas amarillas. El caso es que la "nacionalidad" de Stanley Kubrick genera todo tipo de controversias. A veces son "lapsus", otras, no tanto.

Un tal Vito Balboa escribe en cinetrivia.com refiriéndose a "Espartaco":
"…Kirk (Douglas) (…) tuvo el mérito de conseguir la financiación de semejante superproducción (…) Incluso la llegada de Kubrick fue decisión suya, consiguiendo el joven director británico el espaldarazo definitivo para conseguir llegar a lo que al final fue..."
Alguien que firma como bigred760 escribe en un foro llamado El monte Rushmore de directores:


"…Si esta montaña está en los EE.UU, ¿podría ser sólo para los cineastas de América o también para los extranjeros como Kubrick y Kurosawa? Bueno, Hitchcock y Kubrick eran británicos…"
Como podéis ver en screenonline.org, Stanley Kubrick está incluido en un extenso directorio de "directores de Gran Bretaña e Irlanda".

La mejor aportación sobre el carácter británico de Stanley Kubrick la hace un tal "Darren H" en Mayo de 2005, en unos foros en inglés llamados Arte y fe.
"…No se puede decir que (La Naranja Mecánica) me gustó, pero es una de las más vívidas películas que he visto nunca. Parece que sólo se considera a Kubrick británico cuando la adaptación de la obra es de un escritor británico..."
De lo que se parece deducir la existencia de una reivindicación británica de lo más florido de la obra de este autor de origen estadounidense.

Obligada referencia también a The Cin*E*Ma*Teque donde "A Clockwork Orange" y "Barry Lyndon" se sitúan en el "TOP 5 BRITISH FILMS".

Podríamos seguir y seguir hasta que el Google oliera a churrasco chamuscao, pero lo cierto es que la combinación de las palabras "kubrick" y "british" producen alrededor de 1.330.000 referencias, cosa que seguramente producirá orgasmos epilepticos entre todos esos "documentalistas" tan sumamente listos. La pregunta es: ¿por qué la "nacionalidad" de Stanley Kubrick suscita tantas dudas y ambigüedades?

UN VIAJE AL REINO UNIDO SIN PUNTO DE RETORNO.

Stanley Kubrick nace el 26 de julio de 1928 en el Bronx (NY). Es hijo de una familia judía de origen centroeuropeo. Gran aficionado al jazz, al joven Stanley no le costó mucho dar el salto hacia cierta zona de Manhattan llamada Greenwich Village, donde se movía toda la bohemia de la época, coincidiendo en el tiempo con perroflautas de la Beat Generation como Allen Ginsberg y demás. Quien haya visto unas cuantas películas de Woody Allen se habrá podido percatar de que esa pequeña porción de los EEUU concentra en su seno las élites y las vanguardias más culturizadas y europeizadas de toda America. Muchos de los famosos, generalmente de origen judío, que han salido de ese caldo de cultivo, acaban teniendo problemas con el stabilishmen americano, como es el caso de nuestro personaje de hoy.

La filmografía del Stanley americano se puede resumir fácilmente. Tras el gran exito de "Senderos de gloria" y "Espartaco", Kubrick estaba deseoso de quitarse el corsé de la industria americana del cine. La estricta maquinaria de Hollywood le impedía llevar a cabo sus meticulosos planes personales, de modo que finalizó un contrato firmado con Kirk Douglas para rodar juntos tres películas más y se largó con viento fresco en dirección hacia... la Gran Bretaña! A principios de los años 60, Kubrick se negó en rotundo a seguir su relación con Hollywood.

ESPARTACO: Fue la película con mayor presupuesto de su época. Está considerada una obra maestra y la verdad es que fue todo un éxito en taquilla. Pero para los que nos gustan las películas de romanos con cierta fidelidad historicista es un pestiño de primera categoría. Hollywood debería ser llevada a juicio por el destrozo de la Historia que durante muchos años perpetró. Intentar mimetizar a Richard Burton, Liz Taylor o Marlon Brando en personajes históricos de reconocido prestigio es una horterada que solo a los yankees se les puede ocurrir. En la primera escena de Spartacus, el prota es obligado a luchar en la arena en presencia de Craso y Pompeyo in person. Para colmo, la churri del prota es comprada por Craso sólo para hacerle la puñeta a Kirk. Si, hombre y yo voy y me lo creo. Es una pelicula que cuesta trabajo atribuirla a Kubrick, quien se incorporó al proyecto después de que Kirk Douglas despidiera a su primer director. De hecho, Kubrick llegó a renegar de ella varios años después y se trasladó a vivir al Reino Unido para realizar…

LOLITA: Es una novela escrita por el escritor ruso Vladimir Nabokov. ¿He dicho ruso? ¡¡Joder!! Vamos a documentarnos en Wikipedia. Para empezar, Wikipedia lo denomina "escritor de origen ruso", de la misma manera que Stanley Kubrick debería ser denominado "director de cine de origen norteamericano". A ver, a ver… Hummm, si, comenzó a escribir en ruso a pesar de que era trilingue desde su más tierna infancia. Debido a la revolución bolchevique se exilió una temporada en Francia (donde escribió obras en francés) y posteriormente (1940) consiguió la nacionalidad estadounidense. Escribiendo en inglés llegó a convertirse en uno de los mayores exponentes de la literatura norteamericana (que curioso) Es como Rikjaard, quien a pesar de sus orígenes en la Guyana Holandesa, es tan holandés como Van Gaal, pero es que aquí todos somos MU IJNORANTES, JAJAJA!!! El caso es que "Lolita" no tan sólo es un pedazo de novela magistralmente escrita por este escritor "americano", sino que además Stanley Kubrick le rindió honores "británicos" con su película de 1961. La película se rodó en Gran Bretaña por cuestiones de presupuesto y, también, para escapar de la férrea censura moral en los Estados Unidos. Kubrick se estaba distanciando cada vez más de sus orígenes americanos.
DR STRANGELOVE: El distanciamento de Kubrick con su lugar de origen iba en aumento. Estamos en los peores tiempos de la guerra fría, con la crisis de los misiles cubanos en el centro de la polémica. Kubrick rodó "Dr. Strangelove o cómo aprendí a dejar de preocuparme y a amar la bomba", en 1964 ("Teléfono rojo, volamos hacia Moscú", en versión española) El actor británico… quiero decir, super-británico Peter Sellers sería el encargado de desdoblarse en tres de los papeles principales de la película. El guión está lleno de humor británico, y narra cómo en un absceso de locura, el general Ripper está a punto de provocar la tan temida MAD (Destrucción Mutua Asegurada) La película tuvo un éxito fulgurante entre los miles de perroflautas que en ese momento invadían el planeta Tierra, pero las críticas arreciaron sobre el director por el cuestionamiento que éste hacía del sistema de defensa estadounidense, por lo que trasladó su residencia a Inglaterra de manera definitiva.

2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO: En 1969 Kubrick realiza la que para muchos es su mejor película y sin dudarlo una de las mejores de ciencia-ficción jamás realizada: 2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO. Basada en varias novelas del escritor británico de ciencia-ficción Arthur C. Clarke, fue la guinda en el pastel para una sociedad que vivía fascinada por los encantos de la navegación espacial. La verdad es que la primera vez me quedé dormido. La segunda, bajo los efectos de ciertas hierbas mágicas, contemplé un espectáculo ralentizado, lleno de psicodelia de primera calidad. La película es un trance que sólo los perroflautas como yo somos capaces de asimilar. Fue una gozada. Ooppsss! Por cierto: el genial músico británico David Bowie se sintió tan impresionado por esta obra que tituló uno de sus álbums con el mismo nombre.

A CLOCKWORK ORANGE: En 1962 se publicó en Inglaterra una novela que se convirtió en objeto de culto entre la vanguardia londinense, pero cuya fama mundial no llegaría hasta una década más tarde, al ser llevada al cine. El escritor británico Anthony Burgess (1917-1993) publicó La naranja mecánica, una novela escrita en un inglés corrompido por una mezcla de jerga urbana inglesa, intoxicada por el idioma ruso, argot que recibía el nombre de nadsat. Burgess escribió la novela condicionado por una experiencia de su vida personal: el brutal ataque al que se vio sometida su esposa por cuatro desertores de la marina norteamericana, quienes aparte de robarle, le acabaron dando una paliza que le provocó el aborto del hijo que estaba esperando. El propio Burgess explica la génesis del título de la novela:

"En 1945, al regresar del ejército, oí a un viejo cockney de ochenta años en un pub londinense decir que alguien era ‘tan loco como una naranja mecánica’… En el Ulises de Joyce, Stephen Dedalus se refiere al mundo como una ‘naranja oblata’; el hombre es un microcosmos o un mundo pequeño; éste tiene un crecimiento tan orgánico como una fruta, dotada de color, fragancia y dulzura; al entrometerse en él, al condicionarlo, éste gira hacia una acción mecánica".

Kubrick fue perfectamente consciente del atractivo del relato y adaptó la novela de Burgess a la gran pantalla, consiguiendo la que es sin duda su película más famosa, polémica... y británica!! Rodada en 1971 y protagonizada por el actor británico Malcolm Mcdowell, narra la historia de Alex un adolescente inglés cuyas principales aficiones son la violencia, el sexo... y ¡Bethoveen! Curiosamente, Kubrick decidió rodearse de la flor y nata del cine británico del momento: Patrick Magee, en el papel del escritor Frank Alexander, Michael Bates, el policía de la cárcel, Anthony Sharp, el ministro "tory" al que intentan derribar los "intelectuales" o Paul Farell, el mendigo al que Alex y sus drugos apalean, entre otros.
En la película ronda omnipresente un cierto ambiente "pop" y "psicodélico", de cierta orientación comercial, dado que en 1971 la psicodelia había pasado a ser un artículo de consumo asimilable para las masas. Como ya dijimos en un post anterior, la música clásica aparece en su versión original o en versiones adaptadas para moog por Walter Carlos, uno de los pioneros de la música electrónica, quien más tarde se cambiaría de sexo, pasando a llamarse Wendy, como muy bien nos aclararó, innecesariamente, el jefe de los "documentalistas". Hay que ser pedante.

BARRY LYNDON: Y aquí es donde llegamos a un punto donde Stanley Kubrick pierde totalmente su pasaporte americano. El hombre llevaba varios años obsesionado con Napoleón Bonaparte, un individuo con el que pensaba tener importantes puntos de conexión en cuanto a personalidad. Las modas de los años 60 habían aportado importantes influencias del barroco y el neoclasicismo, cosa que a Kubrick, al parecer, le seguían influyendo muchos años después. Estaba loco por llevar al cine una historia que reflejara en todo su esplendor el XVIII europeo, por lo que decidió echar mano de una novela del escritor satírico británico William Makepeace Thackeray (autor de la famosa novela "La feria de las vanidades"), cuyo título era "Memorias de Barry Lyndon", publicada en 1856.

En 1975 se estrenó Barry Lyndon, una obra maestra de Stanley Kubrick que, sin embargo, fue denostada por el público y la crítica. Sólo un verdadero creativo sabe que llega un momento en que le apetece hacer aquello que le pide el cuerpo. Kubrick había llevado a la pantalla su sueño de convertir cada fotograma en un cuadro del siglo XVIII, dada su admiración por los retratistas y paisajistas ingleses de esa época Thomas Gainsborough y John Constable. La crítica le destrozó, calificando esta obra maestra de "colección de estampitas" o "galería de cuadros". Y es que en aquel mundo sumido en la crisis de 1975 lo que molaba eran Abba y la disco-music. No estaba el ambiente para obras refinadas. Como que no. Pero esa exposición de obras del siglo XVIII -fotograma x fotograma- ¡¡¡es decididamente genial!!!
Barry Lyndon narra las aventuras y desventuras de un buscafortunas irlandés que sirve en el ejército inglés durante la Guerra de los Siete Años. A pesar de que la pelicula obtuvo 5 oscars y que es la más perfeccionista a nivel fotográfico y en cuanto a realismo histórico, fue un fracaso en taquilla (paradójico, si se tiene en cuenta lo ocurrido con "Spartacus", en su etapa "americana") La crítica la crucificó y la tildó de aburrida y sosa a pesar de ser una auténtica obra de arte. Kubrick no quería decorados para hacer su obra suprema, sino rodar en casas de la época, a ser posible cerca de su residencia. Sus asesores le recomendaron trasladarse a Irlanda porque allí se conservan más mansiones del siglo XVIII que en cualquier lugar de Inglaterra, cosa que le llegó a provocar problemas con el IRA.

EL RESPLANDOR. El regreso de Stanley Kubrick al cine comercial en el mejor estilo yankee no dio los resultados apetecidos. Basada en una famosa novela de Stephen King, "El Resplandor" es una obra que no impresiona en absoluto, a pesar del afán de Jack Nicholson por exhibir su mejor colección de caras de salido. Esto no es Kubrick.

AI: Al parecer, al final de su carrera le dio por congeniar con otros "superstars" del cine como Steven Spielberg, para lo cual se creó la decepcionante "Inteligencia Artifical", que al parecer pretende ser una alegoría de "Pinocho". Para mí el fallo está en el desarrollo de la trama. El planteamiento está bastante bien, pero no hay "nudo", y sí un desenlace bastante tedioso que se suspende en la inopia. Tampoco es un producto 100% de ese Kubrick británico que tanto nos gusta.

EYES WIDE SHUT: Mejor ni hablar.

ENLACES EN LOS QUE NOS HEMOS "DOCUMENTADO":
http://www.elmundo.es/1999/03/08/cultura/8N0131.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Stanley_Kubrick
http://www.ciao.es/Por_la_letra_K__Opinion_1037101
http://www.filomusica.com/filo24/lyndon.html
http://www.elmulticine.com/elparnasillo/barrylyndon.htm
http://www.cinetrivia.com/criticas.php?idc=839

54 comentarios :

  1. Al parecer, el ataque de las pirañas documentalistas es de aquellos que no dejan carne sobre el hueso, pero francamente hoy he dormido la mar de bien.

    Este post ha sido PeterPsych+KMiquel+Mayal+nuestro cumentalista ocasional +Xavi Rull.

    ResponderEliminar
  2. Documentarse después de pasarse 10 horas diarias fuera de casa a veces cuesta un poco. Me alegro de haberte dado las pautas para saber porque mucha gente se cree que Kubrick era británico. Es una de esas confusiones que a veces se convierten el realidad.

    ResponderEliminar
  3. El post os ha quedado magnífico. Y además es todo un ejercicio de rigor. De rogor británico, jajaj! Espero que le sirva de lección a los imbéciles que tanto os han atacado, sabeis quienes son?

    ResponderEliminar
  4. No, pero, ¿es importante?

    ResponderEliminar
  5. Nos hemos olvidado de la chaqueta metálica, que no es mala película, pero me parece que ahí Kubrick se subió al carro vietnamita con cierto oportunismo.

    ResponderEliminar
  6. Por que hacerle caso a los cuervos que entran a criticar? Eso a mi no me pasa porque mi blog de color verde es incuestionable, o te gusta el verde o no te gusta. Yo he visto fallos garrafales en páginas y publicaciones que se supone son muy profesionales. Incluso el contenido de las grandes enciclopedias se debe renovar de forma constante porque hay muchos temas en los que lo que hoy es blanco mañana puede ser negro.

    pásenlo bien.

    ResponderEliminar
  7. cuando vivía en la selva, Tarzan que era? un británico o un simio?

    ResponderEliminar
  8. JOHNNY: Bah, no se trata tanto del "prestigio" personal, si no de poner sobre el tapete la pedantería de algunos. Lo cierto es que este blog cumple cada día más con su objetivo de ser como una especie de "fanzine de amigos". No nos hemos cansado de repetir desde el principio que esto no es Aloha Pop-Rock. Nosotros escribimos sobre lo que nos gusta y tratamos de adornarlo convenientemente, pero en ningún caso vamos a hacer vademecums supersesudos para que alguién venga después y se aproveche de nuestro esfuerzo (como así ha sido, incluso con posts que están escritos sin ninguna intención documentalista(

    saludos verdes, y a ver que día nos das una charla sobre las espinacas congeladas, jaja!

    ResponderEliminar
  9. No esperareis que me lea todo el ladrillako, nooo? Pero si se meten con vosotros, dejadlos, es sanote y os da publicidad, k es lo que necesitais, kules, k ultimamente os enrrollais muxo, enga, depende de lo k pase después amenazo con volver, jorrrrrrhjaja !

    (y juos)

    oye, aqui se pueden meter monigotes de esos del messenger?

    ResponderEliminar
  10. Me vais a decir a mi, yo que trabajo en una biblioteca y no esnifo un libro ni por casualidad. En mi blog si os fijáis sólo hablo de las marxxxas que me pego, en casa del herrero cuchillo de palo. Eso dicen.

    Yo no estoy mu documentada sobre este director de cine de no sé donde pero la Taronga Mikánika creo que la he visto como 10 veces, el tipo es despreciable y a la vez tiene carisma, claro que la película tiene más años que mi abuela.

    besitos a todos, ya os he largado el rollo, me voy a pegar una siesta de 45 minutos exactos, luego he quedado para tomar café con nos amigos.

    ciao!

    ResponderEliminar
  11. Le estoy echando un vistazo a las intervenciones del 'documentalista nato' y me parto la caja. Primero sale con lo de "no me gustaría que siguieras nadando en un mar de incultura" (pedante y perdonavidas) y en la siguiente se larga de corrido toda la filmografía para que se vea claro lo que sabe.

    ResponderEliminar
  12. En su momento le pedí permiso a Nubus para usar su intervención en el anterior post, pero al final me he visto saturado de notas. Pero cabe agradecerle que nos haya recordado la super-producción Barry Lyndon, cosa que el superilustrado, muy ladinamente, omitió, refiriéndose sólo a la breve etapa americana donde sólo "Senderos de Gloria" y "Atraco perfecto" pueden considerarse 100% kubrick (no así, Espartaco)

    El regreso de Barry Lyndon fue muy oportuno porque es la obra maestra de Kubrick y, por lo demás, una película muy británica -en todo.

    He ido al otro lao para rescatar fragmentos de Nubus:

    Kubrik era de NY. La última película que rodó en USA en su primera época fue "Espartaco".
    "Lolita", de la que hablas como "british" con tanta sorna (es una) producción inglesa, y si quieres revisarla sabrás que el protagonista es británico.

    Después de "Barry Lyndon" (100% british) sus películas fueron co-producciones USA-UK. (exacto)

    Y por cierto, la primera banda sonora para Kubrik firmada por WENDY Carlos fue "El Resplandor", coproducción USA-UK. La BSO de "La naranja" es de Walter Carlos. (exacto)

    Y pedazo de banda sonora, además.

    ResponderEliminar
  13. Peter, en tu primera intervención has puesto "comentalista" en lugar de "documentalista", cuidado que luego ya sabes lo que pasa, je je je !

    ResponderEliminar
  14. Bueno, a ver, un "comentalista" es uno que viene por aquí y "comenta". Mira por donde de un fallo mecanográfico (dios nos libre de ellos!! jojo) ha salido una nueva palabra, aunque también parece un chino diciendo "comentarista".

    A veces de los fallos surgen grandes revelaciones. Una vez se me olvidó pulsar la letra "U" al escribir "Superman" y el resultado fue "Sperman", otro superhéroe que se parece bastante y cuyos superpoderes no pasaré a detallar en este momento.

    Aaaaah, los errores. Siempre son necesarios. No hace mucho leí una larga ristra de descubrimientos científicos que se hicieron por causa de accidentes y errores. El coñac, por ejemplo, se descubrió porque antiguamente, cuando trasladaban toneles de vino en barco, solían quitarle el agua para que pesara menos.

    Y por ejemplo, un "error" como poner que Kubrick era británico lo que consigue es hacer salir a la superficie a la purria snob más pestilente.

    ResponderEliminar
  15. Lo sé, lo sé, he hecho pocas aportaciones al post, todas ellas centradas en A Clockwork Orange. Estuve a punto de enviarte un enlace donde explicaban que, en principio, se había planteado hacer de la Naranja Mecánica ... ¡¡una ópera rock!! con Mick Jagger haciendo el papel de Alex y el resto de Stones de drugos. (juos) Es algo perfectamente creible porque 1971 es un año en que la "ópera-rock" estaba muy en boga.

    No sé si fue Kubrick o el propio Burgess el que se negó en rotundo a que eso sucediera.

    ResponderEliminar
  16. A veure, Piskys, aixo no pot ser, jo soc una dona molt enfeinada, ho sabeu, i em foteu aqusts toxos, collons, no hi ha dret, per l'amor d déu!!!! M'he mirat les fotos i prou, molt maques.
    I a l'expert en tonteries aquest no le foteu ni cas. Deu ser un pobre pajillero o potser igual es que perd oli, qui ho sap.

    ResponderEliminar
  17. Lolita... a veure, la novel.la li fot tres patades a la pel.licula. Es la meva opinió. Petons molts.
    Ens veiem!!!!

    ResponderEliminar
  18. La referencia al post original está enlazada en el texto, superpoblado de enlaces, así que os la enlazo de nuevo porque una y otra son las dos mitades de la naranja.

    ResponderEliminar
  19. Lo que da motivo para otro post es la complicada historia de "A clockwork orange" en USA y GB. En Gran Bretaña se ve que ha estado muchos años prohibida (increiblemente) Y al parecer en EEUU circula una versión (no sé si de la novela o de la película) en la que Alex ve ante si un horizonte nuevo en el que comprende que debe inclinarse hacia el Bien y formar una familia.

    Vamos a ver, señores. Estoy muy indignado. Obviamente, después de recuperarse del experimento Ludovico (que casi lo convierte en un imbécil, jaja) Álex vuelve a ser el que era. Queda bien claro cuando está con el Min del Int Inf en la cama del hospital, chascando los labios mientras el político le da de comer y le entran un super equipo de música con Bethoveen a toda pastilla,

    no me toqueis los huevos, hombre...

    Es malo y despreciable, pero es como es. Después de esto se calmará bastante, ya no se dedicará a la guerra de pandillas (como en el facebook) pero seguirá siendo un hijo de puta, incapaz de establecer una relación seria y mucho menos formar una familia,

    es que me van a obligar a escribir la continuación de la Naranja mecánica, me lo veo venir, jaja!

    ResponderEliminar
  20. Molt be Psichianos!!!

    Esto es como una carga de la caballería prusiana, mancantao, de verdad. Yo no tengo esos problemas porque me sobro y me basto cuando recibo ataques desde Ogpitalé, bueno que es uno, pero voy a hacer un comentario serio.

    El problema es complicado. Si Stanley hubiese sido un inmigrante saharahui, después de 30 años de residir, trabajar y cotizar en la Gran Bretaña, la prensa hablaría de él como "director de cine de origen saharahui". Pero nengs, a ver, era de por ahi, de Brooklyn, no?? y encima no era un inmigrante por motivos económicos, que noooo, que eso queda feo, era intelectual, culto, refinado y encima rico.

    Que eso no es 1 inmigrante, hombre. Que es como decir que los jeques árabes que residen en Marbella todo el año son españoles de origen árabe, jojojo. A ver, nene, que todavía hay clases, que no te has enterao, o qué??

    Además, un manhattanero de origen judío con un alto nivel cultural y la cartera bien llena en Inglaterra queda mimetizado de inmediato.

    No sufráis.

    ResponderEliminar
  21. Fe de ratas; (ratas está escrito asín, que no es una errata, que noooo) ---hay que aclararlo por si las ratas.

    En Wikipedia pondría: "Stanley Kubrick: "director de cine británico de origen saharaui" y ni siquiera harían mención de los tres cortos que hizo en Sidi-Ifni cuando era joven (juorls)

    ResponderEliminar
  22. Lo de Lolita a mi me flipó en su momento por k me veía reflejada en la niña, desarrollada y sensual y provokkkkkando a todas horas... yo fui una Lolita inconscientemente y solo me di cuenta cuando vi la peli... es antigua pero muy kompleta..

    xxx! :)

    ResponderEliminar
  23. Hay que reconocer que Kubrik elegía muy buenos relatos para hacer sus películas. Tanto lolita como la naranja mecanica me parecen muy bien adaptadas por este... britiamericano, (¿que tal?) No he tenido ocasión de leer la novela en la que se inspiró Barry Lyndon, pero molaría.

    Y a pesar de que es un Kubrick ya avejentado, y que se vuelve a insistir en el miiiissssmoooooo tema del Vietnam de los cojones, la chaqueta metálica fue inolvidable (y vosotros os la habeis olvidado)

    yo me voy un rato al cine, justamente. me voy a ver un verano en la provenza, a ver que tal, he estado mucho por esa parte de la France y me interesa, ciao.

    ResponderEliminar
  24. Yo créo que sí merece la pena hablar de Eyes Wide Shut. Especialmente de la fiesta enmascarada. Si dejásemos caer las máscaras, de su homóloga real, descubriríamos a los presidentes de los consejos de administración de la industria del automovil...¿haciendo sesentaynueves?

    ResponderEliminar
  25. Yo leí por ahi por algun site que Kubrick lo que realmente odiaba de los establos unidos era California, los Angeles, concretamente, donde mira por donde está Joligud. En Gran Bretaña se sentía cómodo, aislado en su mansión, porque nadie le tocaba los huevos con moralinas. No es que él renegara de norteamerica ni que se sintiera británico, era una cuestión de comodidad. Yo me lo creo. Naturalmente después de 40 años viviendo en inglaterra y de hacer lo mejor de su filmografía en ella merecería incluso que le dieran el título de Sir.

    ResponderEliminar
  26. Al parecer hubo otros motivos para que Lolita se acabara rodando en la Gran Bretaña, aparte de los meramente económicos o de censura en los EEUU.

    "Ya incluso antes de la oferta de Douglas para rodar Espartaco, Kubrick y James B. Harris se habían hecho con los derechos de la novela de Vladimir Nabokov Lolita (Lolita) con la intención de llevarla a la pantalla. Kubrick había elegido para el importante papel de Clare Quilty al actor inglés Peter Sellers, pero este se hallaba en proceso de divorcio en 1962 y no podía abandonar Gran Bretaña por un período de tiempo. Como consideraba su participación esencial para el film, la producción se trasladó allí (UK) y contó con un equipo eminentemente "british" (Kubrick, felizmente casado con una alemana, padre de tres hijas e IDENTIFICADO MUCHO MAS CON EUROPA CON CON AMERICA, YA NUNCA VOLVIÓ A VIVIR EN LOS EEUU DURANTE EL RESTO DE SU VIDA.

    ResponderEliminar
  27. Tarancretino!! Que buen empotramiento definitorio, peter. Sé perfectamente a qué te estás refiriendo. No acabo de entender como mi escaner no lo detectó desde el principio.

    salud&fuerza&dulces&sueños!

    ResponderEliminar
  28. K: La idea de escribir la segunda parte de la Naranja Mecánica no está mal. Yo no sé si Burgess intentaba confrontar conceptos morales sobre el bien y el mal y sobre como ambos son consubstanciales a la naturaleza humana, dado que sin libre albedrío (es decir, por ejemplo: sin la libertad de poder decir que Kubrick te parece un director de cine británico), no seríamos personas.

    La película la he visto como... muchas veces. El violento adolescente cae simpático a pesar de que si fuese real no lo sería tanto. Es un delincuente literario con demasiado adorno: no me acaba de cuadrar que alguien que aprecia la música de Bethoveen sea capaz de practicar una violencia tan tópica y tan hooligan. (Figurativa y simbólicamente -o de forma indirecta, si-, pero no peleándose con Billy Boy en un almacen destartalado)

    Cuando lo someten a la terapia lo convierten en todo lo contrario a un ser humano; una ovejita desprovista del supremo derecho a decidir y por tanto incapaz de defenderse de las agresiones de una sociedad que se revela tanto o más brutal que él mismo.

    (Es una moraleja perroflautas, pero es lo que hay)

    En el tramo en que Alex deja de ser Alex, casi sientes la necesidad de reclamar que lo dejen ser como es, a pesar de que es un hijo de la gran puta, nadie merece que le amputen su -¿espíritu, alma, personalidad?-?

    Es el peor castigo que puede sufrir un ser humano. Con esto me estoy acordando de la castración química y cosas así. Casi es preferible que delincuentes tan peligrosos se les aplique la cadena perpetua.

    2ª parte (que bueno!!)

    ResponderEliminar
  29. Y al virus Sh le diría que sí, que toda la razón: ¿por qué un inmigrante se considera sólo cuando se desplaza de un lugar a otro por motivos económicos? En las islas Baleares hay cientos de jubilados alemanes, cuya familia e hijos hace muchísimos años que viven allí y se les sigue considerando con su nacionalidad de origen. Sus hijos incluso hablan "mallorquin" y son más baleares que alemanes. ¿por qué no se les considera "turistas" y no "inmigrantes"?

    ResponderEliminar
  30. Es un follonero que ha tenido problemas por cuantos sitios ha pasado. En la Gran Bretaña también ha tenido sus problemillas con la censura y además me parece que fue él mismo quien decidió retirar de la circulación la naranja mecánica durante muchos años. A ver si nos documentamos mejor, psichianos!!!

    ResponderEliminar
  31. Las aventuras del Álex adulto me las imagino perfectamente. Hay tres tesis:

    1/ siguiendo un poco el guión de los pandilleros kinkis de nuestra época, muchos acaban siendo padres de familia con un gran respeto por el sistema e incluso llegan a triunfar en su puesto de trabajo como capataces, encargados, etc.

    2/ Acaban teniendo una vida disoluta, reinciden en sus crímenes con mayores dosis de violencia o acaban en el alcohol, las drogas, el sexo o las orgías que combinan todo ello.

    3/ En el caso de Álex yo creo que la continuación de la historia es que Álex aprovecha su fama y sus contactos con los "tories" para subir peldaños en la sociedad, hasta llegar a convertirse en un adulto que triunfa profesionalmente. Incapaz de formar una familia, permanece soltero, aparentando ser una persona normal durante el día y dejando escapar sus peores instintos... de noche,

    Un poco en plan American Psycho.

    ¿que tal?

    ResponderEliminar
  32. Peter: El experimento Ludovico le libra de la cárcel, cierto, lo que no le libra del castigo de la sociedad. Sus antiguas víctimas se convierten en sus actuales verdugos. El castigo es, pues, doble.

    ResponderEliminar
  33. Vale, me has convencido, ese kubrick era tan británico como yo cantando i'm the walrus.

    ResponderEliminar
  34. Yo me he cansado ya de este debate, a quien coño le importa de donde era stanli? Por cierto, que pasó con las raspas de sardina, alguien sabe algo, me lo aclaren plis!!!

    ResponderEliminar
  35. Tengo por ahi una conversación de messenger en la que reconoce que, pese a ser tan divina y tan ilustrada:

    "...cuando entro en tu blog me siento como una imbecil porque no entiendo nada..."

    Y es que este blog es un autentico scaner de imbéciles, como habrás podido comprobar.

    ResponderEliminar
  36. Esto es un post dedicado al verdadero Stanley, me estás hablando del verdadero Stanley o de cierto provocador que va por la red tocando los cojs?

    Mi 'mirada científica' detectó rápidamente que se trataba de un cretino. A mi blog también ha entrado en más de una ocasión a intentar provocar. Digo 'intentar', porque la verdad es que insultos como "los antitaurinos no sois más que fascistas que queréis prohinir la libertás y bla bla" más que una provocación son como un anuncio de telefonía móvil, jajajajaja!

    Ooopssss, añado!

    ResponderEliminar
  37. El historial de este tarancretino es larguíiiiisimo, no te cuento. Es un tío listiiiiiiiiiisimo que, (NO OBSTANTE) tuvo muuuuuuuuchos fallos a la hora de provocarnos. Lo malo es que su rastro en la red tiene un "estigma". Hey, cuidao, que cuando hablo de "estigma" no me estoy refiriendo ni a Hitchckock, ni a Warhol ni a Tarantonto. No, no: me estoy refiriendo a la gran cantidad de amiguetes que van a poder fe (CERTIFICADA Y TAL) de las inmensas tonterías de este imbécil. Me pregunto si aplicándole el experimento Ludovico se curaría o si, en cambio, acabaríamos engendrando un monstruo peor aun que Jordi Hurtado.

    Son enigmas de la blogosfera (o quizás no tanto)

    ResponderEliminar
  38. K: Yo me abono a la tesis numero 3. Como trabajaba de maquetador en una imprenta me estuve riendo durante tres horas con las manías que tiene el American Psycho con las tarjetas de visita.

    Por cierto, nuestro particular Stanley-Psycho también tiene una "tarjeta de visita". Esta mañana mismo lo hemos tenido por aqui.

    ResponderEliminar
  39. g-l-o-r-i-a!!16 septiembre, 2008

    solo he visto la naranja creo, pero si lo recomendais intentaré ver el resto, me suena que Lolita si que la vi,
    ciao guapys!

    ResponderEliminar
  40. segurata: tienes razón, la historia de la retirada de la película en el Gran Bretaña es oscura y no está nada clara, lo intentaremos aclarar el año que viene.

    ResponderEliminar
  41. juos!! no me jodas que el divino ha venido por aqui a empaparse de documentalismo, como está el patio!!

    Y esto... quiero hacer mi aportación o cagada a este particular debate sobre la inmigración. Veréis: algunos llegan en patera; otros, en un yate de lujo.

    ResponderEliminar
  42. Sobre la naranja mecánica: hay dos versiones de la novela, una primera edición completa, en la que Alex reniega de su druguismo en el último capítulo y se convierte en padre de familia; y otra posterior, que se publicó tras el estreno de la película sin éste feliz desenlace.

    Anthony Burguess se caga en Kubrick, en la película, y en la edición incompleta de su libro (y no me extraña) en el prólogo de la reedición de la novela completa (que en Españaza ha publicado Minotauro)

    ResponderEliminar
  43. Mi estimadísima Ana Milton (de Milton Islands): yo soy un ijjnorante poco documentado y reconozco que sólo conocía la versión "europea" de La Naranja Mecánica. La versión que leí fue precisamente la de Editorial Minotauro que, al igual que la película, deja el futuro de Alex en suspenso. Desconocía total y absolutamente que Burguess había escrito originalmente un desenlace en el que Alex ve la luz y forma una familia. ¡Es indignante!

    Es normal que fuese así porque a fin de cuentas Burguess estaba suscrito al pensamiento conservador y una historia como esta sólo la podía vender en USA con moraleja feliz (supongo)

    Con todo ello, aquí entramos en el terreno de la mitología. Es un relato con titularidad pública. Su autor ha perdido el timón del mismo y el desenlace puede encaminarse en cualquier dirección. Si es cierto que Burgess se cagó en Kubrick por "amputar" ese final feliz, ¡Viva Kubrick!

    Un poco más arriba K ha esbozado tres posibles "vías de futuro" para Alex, en una continuación de "sus aventuras".

    Anita: eres mi más antigua amiga de Internet, con reencuentros constantes, y sigo insistiendo en que te hagas blogger.

    (porque tú lo vales)

    B-sos!

    ResponderEliminar
  44. Hola men
    para variar te he hecho caso, puede visitarme a partir de ahora en estas señas

    http://miltonisland.wordpress.com

    ResponderEliminar
  45. Pues a mi parece una verguenza que no hayáis incluido la chaqueta metálica, se lo diré al jefe de los documentalistas para que os apalee!! hale hale!!

    p.d. y Barry Lyndon es un tostón, que conste!!

    ResponderEliminar
  46. Oye, pues si que parece que os habeis culturizado, ¿ha sido así de repente u os ha cegado un rayo de luz resplandeciente?

    ResponderEliminar
  47. A ver!
    La documentación!
    DNI y todo eso!

    (Hay que ir documentado por ahiiii!!!)

    ResponderEliminar
  48. lo explicas muy bien, nada que matizar. se la sudaba hollywood y el american way of life.
    los grandes directores de hollywood procedían en su mayoría de europa (excepto john ford). kubrick hizo el proceso inverso.
    un error de comentalista, seguro, jajaja, es lo que te ha llevado a decir que 2001 es del 69, en vez del 68, y no es que te quiera corregir, para nada, sino sólo para comentar la leyenda urbana (yo no le daría mucho crédito, kubrick lo hubiera rodado distinto) que dice que la CIA, la NASA, qué se yo, al ver la peli le encargaron rodar en estudio la llegada del hombre a la luna. no soló flipo bowie. yo tb me dormí, espero a tener la oportunidad de poder verla en pantalla grande.
    leyendas urbanas...

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  49. Para nada, Senses, haces muy bien en corregir. Pero te voy a explicar un secretillo. Sale "1969" porque en otra página ponía que la película es de 1969. Ese dato erróneo se filtró en el texto a pesar de que yo era vagamente consciente de que la película es de 1968. Puede quedar como dato reseñable de que incluso las páginas más "documentadas" se equivocan. Pasamos de corregirlo porque volver a brir un post con tanto texto y tantas fotos "descuajaringa" el tema de los espacios y lo desconfigura todo. Si alguien más se quiere quejar de nuestro exceso de "comentalismo" que lo haga ya mismo o que calle para siempre (no va por tí)
    ¡un saludo!

    ResponderEliminar
  50. Cuando fuí de crio a ver 2001 fué en un cine de barrio en una reposición por el setentaytantos, yo acababa de ver la guerra de las galaxias hace poco y fuí a ver la peli esperando algo parecido pués así se vendía la moto en este tipo de cines, me aburrí de la hostia (yo y toda la chiquillería que estaba allí) y por supuesto que no entendí "na".
    Años despúes la he visto innumerables veces y creo (creo no, estoy convencido) que es una de las mejores peliculas de la historia del cine.

    ResponderEliminar
  51. Anthony Burgess18 octubre, 2008

    Publiqué la novela A Clockwork Orange en 1962, lapso que debería haber bastado para borrarla de la memoria literaria del mundo. Sin embargo se resiste a ser borrada, y de esto la versión cinematográfica de Stanley Kubrick es la principal responsable. De buena gana la repudiaría por diferentes razones, pero eso no está permitido. Recibo cartas de estudiantes que tratan de escribir tesis sobre la novela, o peticiones de dramaturgos japoneses para convertirla en una suerte de obra de teatro noh. Así pues, es altamente probable que sobreviva, mientras que otras obras mías que valoro más muerden el polvo. Esta no es una experiencia inusual para los artistas. Rachmaninoff solía lamentarse de que se le conociera principalmente por un Preludio en Do menor sostenido que compuso en la adolescencia, mientras que sus obras de madurez no entraban nunca en los programas. Los niños afilan sus dientes pianísticos en un Minueto en Sol que Beethoven compuso sólo para poder detestarlo. Tendré que seguir viviendo con La naranja mecánica, y eso significa que me liga a ella un cierto deber de autor. Tengo un deber muy especial hacia ella en los Estados Unidos, y será mejor que explique en qué consiste.
    Expondré la situación sin rodeos. La naranja mecánica nunca ha sido publicada completa en Norteamérica. El libro que escribí está dividido en tres partes de siete capítulos cada una. Recurra a su calculadora de bolsillo y descubrirá que eso hace un total de veintiún capítulos. 21 es el símbolo de la madurez humana, o lo era, puesto que a los 21 tenías derecho a votar y asumías las responsabilidades de un adulto. Fuera cual fuese su simbología, el caso es que 21 fue el número con el que empecé. A los novelistas de mi cuerda les interesa la llamada numerología, es decir que los números tienen que significar algo para los humanos cuando éstos los utilizan. El número de capítulos nunca es del todo arbitrario. Del mismo modo que un compositor musical trabaja a partir de una vaga imagen de magnitud y duración, el novelista parte con una imagen de extensión, y esa imagen se expresa en el número de partes y capítulos en los que se dispondrá la obra. Esos veintiún capítulos eran importantes para mí.
    Pero no lo eran para mi editor de Nueva York. El libro que publicó sólo tenía veinte capítulos. Insistió en eliminar el veintiuno. Naturalmente, yo podía haberme opuesto y llevar mi libro a otra parte, pero se consideraba que él estaba siendo caritativo al aceptar mi trabajo y que cualquier otro editor de Nueva York o Boston rechazaría el manuscrito sin contemplaciones. En 1961 necesitaba dinero, aun la miseria que me ofrecían como anticipo, y si la condición para que aceptasen el libro significaba también su truncamiento, que así fuera. Por tanto hay una profunda diferencia entre La naranja mecánica que es conocida en Gran Bretaña y el volumen algo más delgado que lleva el mismo título en los Estados Unidos de América.
    Sigamos adelante. El resto del mundo recibió sus ejemplares a través de Gran Bretaña, y por eso la mayoría de las versiones (ciertamente las traducciones francesa, italiana, rusa, hebrea, rumana y alemana) tienen los veintiún capítulos originales. Ahora bien, cuando Stanley Kubrick rodó su película, aunque lo hizo en Inglaterra, siguió la versión norteamericana, y al público fuera de los Estados Unidos le pareció que la historia acababa algo prematuramente. No es que los espectadores exigieran la devolución de su dinero, pero se preguntaban por qué Kubrick había suprimido el desenlace. Muchos me escribieron a propósito de eso; la verdad es que me he pasado buena parte de mi vida haciendo declaraciones xerográficas, de intención y de frustración de intención, mientras que Kubrick y mi editor de Nueva York gozaban tranquilamente de la recompensa por su mala conducta. La vida, por supuesto, es terrible.
    ¿Oué ocurría en ese vigésimo primer capítulo? Ahora tienen la oportunidad de averiguarlo. En resumen, mi joven criminal protagonista crece unos años. La violencia acaba por aburrirlo y reconoce que es mejor emplear la energía humana en la creación que en la destrucción. La violencia sin sentido es una prerrogativa de la juventud; rebosa energía pero le falta talento constructivo. Su dinamismo se ve forzado a manifestarse destrozando cabinas telefónicas, descarrilando trenes, robando coches y luego estrellándolos y, por supuesto, en la mucho más satisfactoria actividad de destruir seres humanos. Sin embargo, llega un momento en que la violencia se convierte en algo juvenil y aburrido. Es la réplica de los estúpidos y los ignorantes. Mi joven rufián siente de pronto, como una revelación, la necesidad de hacer algo en la vida, casarse, engendrar hijos, mantener la naranja del mundo girando en las rucas de Bogo, o manos de Dios, y quizás incluso crear algo, música por ejemplo. Después de todo Mozart y Mendelssohn compusieron una música celestial en la adolescencia o nadsat, mientras que lo único que hacía mi héroe era rasrecear y el viejo unodós-unodós. Es con una especie de vergüenza que este joven que está creciendo mira ese pasado de destrucción. Desea un futuro distinto.
    En el vigésimo capítulo no hay ningún indicio de este cambio. El chico es condicionado y luego descondicionado y contempla con júbilo la recuperación de una voluntad libre y violenta. «Sí, yo ya estaba curado», dice, y así concluyen el libro norteamericano y la película. El capítulo veintiuno concede a la novela una cualidad de ficción genuina, un arte asentado sobre el principio de que los seres humanos cambian. De hecho, no tiene demasiado sentido escribir una novela a menos que pueda mostrarse la posibilidad de una transformación moral o un aumento de sabiduría que opera en el personaje o personajes principales. Incluso los malos bestsellers muestran a la gente cambiando. Cuando una obra de ficción no consigue mostrar el cambio, cuando sólo muestra el carácter humano como algo rígido, pétreo, impenitente, abandona el campo de la novela y entra en la fábula o la alegoría. La Naranja norteamericana o de Kubrick es una fábula; la británica o mundial es una novela.
    Pero mi editor de Nueva York veía mi vigésimo primer capítulo como una traición. Era muy británico, blando, y mostraba una renuencia pelagiana a aceptar que el ser humano podía ser un modelo de maldad impenitente. Venía a decir que los norteamericanos eran más fuertes que los británicos y no temían enfrentarse a la realidad. Pronto se verían enfrentados a ella en Vietnam. Mi libro era kennediano y aceptaba la noción de progreso moral. Lo que en realidad se quería era un libro nixoniano sin un hilo de optimismo. Dejemos que la maldad se pavonee en la página y hasta la última línea y se ría de todas las creencias heredadas, judía, cristiana, musulmana o cualquier otra, y de que los humanos pueden llegar a ser mejores. Un libro así sería sensacional, y lo es.
    Pero no creo que sea una imagen justa de la vida humana.
    Y no lo creo porque, por definición, el ser humano está dotado de libre albedrío, y puede elegir entre el bien y el mal. Si sólo puede actuar bien o sólo puede actuar mal, no será más que una naranja mecánica, lo que quiere decir que en apariencia será un hermoso organismo con color y zumo, pero de hecho no será más que un juguete mecánico al que Dios o el Diablo (o el Todopoderoso Estado, ya que está sustituyéndolos a los dos) le darán cuerda. Es tan inhumano ser totalmente bueno como totalmente malvado. Lo importante es la elección moral. La maldad tiene que existir junto a la bondad para que pueda darse esa elección moral. La vida se sostiene gracias a la enconada oposición de entidades morales. De eso hablan los noticiarios televisivos. Desgraciadamente hay en nosotros tanto pecado original que el mal nos parece atractivo. Destruir es más fácil y mucho más espectacular que crear. Nos gusta morirnos de miedo ante visiones de destrucción cósmica. Sentarse en una habitación oscura y componer la Missa Solemnis o la Anatomía de la melancolía no da pie a titulares ni a flashes informativos. Desgraciadamente mi pequeño libelo atrajo a muchos porque despedía los miasmas del pecado original como un cartón de huevos podridos.
    Parece mojigato e ingenuo negar que mi intención al escribir la novela era excitar las peores inclinaciones de mis lectores. Mi saludable herencia de pecado original se exterioriza en el libro y disfruto violando y destruyendo por poderes. Es la cobardía innata del novelista, que delega en personajes imaginarios los pecados que él tiene la prudencia de no cometer. Pero el libro también guarda una lección moral, la tradicional repetición de la importancia de la elección moral. Es precisamente el hecho de que esa lección destaca tanto la que me hace menospreciar a veces La naranja mecánica como una obra demasiado didáctica para ser artística. No es misión del novelista predicar, sino mostrar. Yo he mostrado suficiente, aunque a veces lo oculta la cortina de un idioma inventado; otro aspecto de mi cobardía. El nadsat, una versión rusificada del inglés, fue concebido para amortiguar la cruda respuesta que se espera de la pornografía. Convierte el libro en una aventura lingüística. La gente prefiere la película porque el lenguaje los asusta, y con razón. Los lectores del capítulo veintiuno deben decidir por sí mismos si mejora el libro que presumiblemente conocen o realmente se trata de un miembro prescindible. Mi intención era que el libro concluyese de esta manera, pero tal vez mi juicio estético no era correcto. Los escritores raras veces son sus mejores críticos, y tampoco son críticos. Quod scripsi scripsi, dijo Poncio Pilatos cuando hizo a Jesucristo rey de los judíos. «Lo que he escrito, escrito está». Podemos destruir lo que hemos escrito, pero no podemos borrarlo. Con lo que el doctor Johnson llamaba fría indiferencia expondré lo escrito al juicio de ese 0,00000001 de la población norteamericana al que le importan esas cuestiones. Coman esta porción dulce o escúpanla. Son libres.
    ANTHONY BURGESS
    Noviembre de 1986

    ResponderEliminar
  52. Genial explicación, que duda cabe.

    ResponderEliminar
  53. me ha encantado leer esta entrada, está escrito de una forma muy inteligente y ha sido muy ameno, Kubrick es todo un icono y su obra presenta historias ricas y complejas, incluso las mediocres. Algunas son obras de arte y las menos merecen la pena verse varias veces.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares

Goya

Paul is dead: una teoría completamente falsa

III Guerra Mundial

The Baader-Meinhoff Complex

Televisión, la droga de las naciones

Extraterrestres

National Taurographic

Vampiros

Etiquetas