Psychobúsqueda

20171005

Desmontando los años 80's

Actualmente se exhibe en las marquesinas de los autobuses de Barcelona la publicidad de una obra de teatro dedicada a los años 80's con lemas como "nasty de plasty" o "no me seas pinfloi". Eran dos expresiones ridículas de aquella época, una de las más asquerosas y retrógradas de la Historia. Voy a explicar mi propia experiencia en aquellos tiempos.

Hoy en día me siento totalmente avergonzado de haber sido uno de los primeros "modernos" en los albores de los años 80's. Yo fui el primero entre mis amigos en hacerme fan de Police y The B-52's mientras ellos continuaban escuchando a la Creedence Clearwater Revival. En ese momento [1980], las poses jipis, contraculturales y de la izquierda radical habían sido superadas. Superadas por una nueva moda nihilista [y 'pop'] que renegaba de cualquier herencia de los años 60's. New Wave era la palabra de moda.

Todo esto no era casualidad. En 1979 había llegado al poder en el Reino Unido la infausta Margarett Trucher [Satán la tenga en su seno] y en EEUU el no menos infausto Ronald Reagan. Nadie se llegaba a imaginar el cambio brutal que iba a experimentar el mundo a partir de ese momento.

En resumen, el ultraliberalismo radical inició su ofensiva contra cualquier rastro de la antigua cultura contestataria sesentera, y lo hizo a través de la música pop y el cine.

Yo mismo comencé a rechazar la herencia que había recibido del jipismo, la contracultura y la izquierda radical gracias a "pequeños tics" en películas y canciones pop. La primera "influencia" la encontré en "Ópera Prima", una película donde Óscar Ladoire ahostiaba a un jipi en un conservatorio porque se quería ligar a su chica. La segunda, fue la escena en "La vida de Brian" donde un grupo radical entra en una discusión ridícula sobre "¿Que ha hecho el Imperio Romano por nosotros?" Todo el mundo puede recordar esa famosa escena. La operación de acoso y derribo de los 60's era decididamente bestial y grupos como Siniestro Total pusieron su granito de arena con canciones como "Naturaleza" o el más explícito "Matar jipies en las Cíes".

En aquellos momentos parecía divertido. Era como desmontar "mitos desfasados" y avanzar hacia una supuesta modernidad preñada de diseño y futurismo. Desde finales de 1980 a 1983 yo fui un moderno contrario a los jipis, que era lo que mandaban las tendencias de "moda". Pero eso bien pronto iba a cambiar.

1984

En el verano de 1984 me estaba comenzando a cansar de tanta "modernidad" y tanta "movida". El ambiente se había llenado de modernakas con mucho 'look' y mucho 'diseño'. Miles de "artistas" con ropa de marca wai Adolfo Dominguez y Montesinos inundaban las discotecas y otros lugares con un esnobismo difícil de soportar. Se denominaban a ellos mismos "posmodernos". 

En el ámbito de la música comencé a entender que el rock había dejado de ser una cosa masculina para ser coto exclusivo de peluqueras y estilistas. En ese momento dije basta.

Hay que dejar constancia que entre las modernakas de los años 80's y las actuales modernakas no hay ninguna diferencia. Bueno, si, unos cuantos pearcings y unos cuantos tatuajes.

Me pasé el verano del 84 en el terrao, tomando el sol. Tenía que recuperar el magnífico legado de mi niñez y adolescencia y me puse a leer. A leer libros, de los de antes. Entre otros, me pillé 1984, de Orwell, que obviamente era una obra de referencia en 1984.

Un día, un amigo me pasó un disco raro del sello Cicadelic, de grupos de garaje de los 60's. Fue una explosión. Sentí que volvía a mis raíces de una patada en el culo. Sentí que había llegado el momento de provocar a los modernakas. Me dejé el pelo largo después de años. Pero no en plan jipi, sino en plan 1966. Me compré un chaleco y unas gafas de sol redondas. Unos tejanos de patilla y unas botas puntiagudas. Una camisa con adornos floreados.... Había llegado el momento de romperle los esquemas a los modernakas.
The Byrds 1966
Cuando ibas a una discoteca modernaka con esa pinta todo el mundo se sentía extrañado. Y cuando hablabas de música, todavía más, porque decirle a toda esa panda de cretinos que lo más "moderno" que habías escuchado en tu vida eran los primeros singles de Pink Floyd con Syd Barret en 1967. se llevaban las manos a la cabeza. ¡No me seas Pinfloi! Pues si, modernaka, aunque tú no lo entiendas, los primeros Pink Floyd -no los de después, sino los primeros- fueron la concepción más "moderna" de la música moderna.
Típicos gilipollas de la época, dirigidos por el "genial" Pedro Almorrana...
Hay que entender esto. Yo empecé a escuchar música pop cuando tenía ¿7? ¿8? años, sobre 1967 o 68. En 1973 tenía una colección de singles de más de tres metros de largo. En 1984 llevaba casi 20 años escuchando música pop. Lo conocía básicamente todo: la Tamla Motown, los Beatles, el heavy, el sinfónico, el punk... todo. Y, curiosamente, la música que me parecía más original y con formato más moderno era la de mediados de los 60's. Música que, por otra parte, era imitada por lo bajini por las modernakas para hacerse el "original". [Ver Galería del horror de los años 80's, apartado Soft Cell]

No, originalidad sólo había una: la de la década que nos vio nacer.

El resto de la década de los 80's, a partir de 1985, fue un revival total y absoluto de los 60's. Los anuncios de televisión se adornaban con temas de Mamas & The Papa's y los Beach Boys.

Los putos modernakas de la "movida" estaban muertos.

¿No me seas pinfloi? Pues sí, voy a ser Pinfloi de nuevo. Me apetece.

Los monstruos musicales de los años 60's fabricaron sentimientos que serán expresión de la "modernidad" para toda la vida. Escuchad este impresionante Sweet child of Notingness [Dulce niño de la Nada] y compararlo con cualquier mierda publicada durante los años 80's. No hay color:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares

Goya

Paul is dead: una teoría completamente falsa

III Guerra Mundial

The Baader-Meinhoff Complex

Televisión, la droga de las naciones

Extraterrestres

National Taurographic

Vampiros

Etiquetas